jueves, julio 17, 2008

Breves. Cuatro bases y un funeral

Los Cleveland Cavaliers hicieron su primer movimiento en todo el verano (draft a parte) y confirmaron la renovación de Daniel 'Boobie' Gibson por 5 temporadas, durante las que percibirá un contrato de 20.8 millones de dólares. Una cantidad más que razonable para un jugador que entrará en su tercer año siendo una de las pocas razones para la esperanza que alberga LeBron James en su equipo.

Y es que los Cleveland Cavaliers andan maniatados con el impuesto de lujo. Sin haber hecho uso de su Mid-Level Exception, sumaban 81 millones de dólares en salarios, 10 'kilos' por encima del límite que establece el impuesto. La renovación de este base no hará más que aumentar aún más esas cifras, pero al fin y al cabo, era una operación de obligado cumplimiento, vistos los méritos alcanzados por este producto de Texas en sus dos primeros años como profesional.

Los Cavaliers están obligados a medir al milímetro sus movimientos si quieren mejorar su actual situación deportiva sin empeñar su futuro. Cuentan con jugadores en último año de contrato como Wally Szczerbiak y Eric Snow que podrían utilizar como moneda de cambio en algún traspaso, pero por el momento la agencia libre está casi vetada para la franquicia.

Algo así viven en Orlando. Si esto fuera el Marca, empezaría diciendo aquello de "como ya adelantamos...". Pero ni lo es ni abusaré de mi repentino acierto. Ante la negativa de Keyon Dooling y la indecisión de Jason Williams, Orlando Magic optó por contratar a un viejo conocido de la franquicia, y ése no fue otro que Anthony Johnson, que regresa ocho años después de su último paso por Florida.

El jugador cobrará 3.8 millones de dólares por las dos próximas temporadas, ajustándose así al perfil de veterano asequible que buscaba Otis Hill. La situación salarial de Orlando no permite grandes esfuerzos y se verán obligados a hacer malabares para poder completar una plantilla de 15 jugadores.

Como todos los medios se han encargado de recordar, el Orlando Sentinel el primero, la última vez que recaló en los Magic fue como viajante de paso, algo que parece inherente a su carrera: la franquicia de Florida andaba contratando jugadores en último año de contrato para liberar salarios a finales de temporada y afrontar las llegadas de Grant Hill y Tracy McGrady. Parece que también por entonces andaban haciendo malabares.

Despejada la ecuación, Tyronn Lue, el otro jugador que podía haber entrado en los planes de Orlando, firmó con otra franquicia. A pesar de tener sobre la mesa el interés de equipos como Boston Celtics (le une una gran amistad con Kevin Garnett), se decantó por los Milwaukee Bucks. Hubo quien habló también de un interés por parte de Phoenix Suns (que parecen más interesados en Shaun Livingston) y Miami Heat, pero finalmente los de Wisconsin fueron los elegidos.

Visto lo insólito de la decisión, no cabe otro posible razonamiento que el económico: cobrará 3.9 millones por 2 años, un contrato muy similar al obtenido por Anthony Johnson con los Magic.

Su situación deportiva en lo que a minutos se refiere, no será mucho mejor en los Bucks, puesto que los Bucks contaban ya en ese puesto con Maurice Williams y Ramon Sessions. A pesar del gran final de temporada del novato, no hay nada que pueda asegurar continuidad a ese rendimiento, por lo que los de Scott Skiles han preferido cubrirse las espaldas con un base veterano.

Los Boston Celtics perdieron ese posible objetivo igual que lo hicieron con James Posey, pero al menos lograron hacerse por fin con un nuevo jugador interior: Patrick O'Bryant abanonará su condición de agente libre para firmar con los vigentes un contrato de dos años valorado en 3 millones de dólares. Y es que a un siete pies nunca le faltará una oportunidad, al menos mientras sea joven.

O'Bryant se ganó el puesto de suplente de Kendrick Perkins en un 'duro' (perdonen el exceso de ironía) casting que incluyó entre los ilustres invitados a Chris Andersen, ya de vuelta de sus dos años de suspensión por drogas, David Harrison, cuyo carácter problemático ha causado algún que otro problema en el vestuario de Indiana, Brian Butch, que pasó de compartir McDonald's All American con Chris Paul y LeBron James a no ser drafteado en 2008, y Ryvon Covile, ex del Alerta Cantabria.

Por último, un salto desde Europa a la NBA. Tres años después de haber sido seleccionado en el puesto número 41 del draft por los Toronto Raptors, Roko Leni Ukic jugará para la franquicia canadiense. Perteneciente a la disciplina del FC Barcelona, Brian Colangelo ha tenido que pagar la módica cifra de 650.000 dólares (400.000 euros) para conseguir su libertad y poder firmarle tres años de contrato.

Cuando fue drafteado, el croata militaba en las filas del Tau Cerámica. Su juventud hacía presagiar un buen futuro al jugador, pero ni su paso por el Barcelona ni su cesión a la Lottomatica de Roma ha confirmado las expectativas que había depositadas sobre él. Sin un gran lanzamiento, las penetraciones a canasta siguen siendo su principal arma para anotar.

Su sustituto en el conjunto romano será Brandon Jennings, un McDonald's All American que tras no superar las pruebas de acceso a la universidad (lo que en cristiano conocemos como selectividad) prefirió el dinero de Europa a las sombras de los Junior College.

2 comentarios:

BigBen dijo...

ei que tal crak, he visto tu blog por ahi. la verdad que esta currado. lo agrego entre mis blogs recomendados.

dennis_mora91 dijo...

Increible lo de Jennings, zoquete :D

Mucho movimiento de base estos ultimos dias, y creo que seguira unos pocos más. Livingston es un jugador que crea muchas dudas pero para ser suplente de Nash esta bien, siempre y cuando no resulte muy caro