miércoles, octubre 03, 2007

La Previa 2007-08. Dallas Mavericks.


Si algo ha quedado claro a estas alturas es que los Mavericks no han perdido ni un ápice de su confianza en este proyecto. El mismo equipo que les llevó a las Finales hace dos años, fracasó estrepitosamente en estos Playoff después de marcar una temporada regular antológica. Deberán aprender a pisar el freno cuando toca... y a enfrentarse a los Warriors, su bestia negra.

Pequeños ajustes para un bloque.

Incorporaciones interesantes y de bajo coste para un bloque muy definido.

La noche del drafft tuvieron la suerte de cara y les cayó Nick Fazekas, uno de los que apunta a gran robo de la segunda ronda. Otro hombre interior para jugar de cara al aro y preparado para aportar desde el primer momento, algo que los Mavericks necesitaban, puesto con oportunidades de título de por medio, es una mala costumbre desarrollar jugadores demasiado jóvenes. Puro pragmatismo.

Tras una actuación más que aceptable en las ligas de verano, Brandon Bass se ganó una nueva oportunidad en la NBA. En los New Orleans Hornets apenas disfrutó de minutos y, cuando los tuvo, apenas supo aprovecharlos. Su rendimiento a principios de julio le ha valido, al menos, el beneficio de la duda.

También en la agencia libre, aunque con mucho más nombre, llegó la siguiente incorporación. Eddie Jones. El final de su etapa en los Grizzlies fue poco menos que decepcionante y en Miami pareció recuperar el tono físico. Con la incertidumbre de conocer la versión que mostrará a partir de noviembre, los Mavericks esperan que Basketball Jones aporte la dosis de experiencia y defensa necesarias para labrarse un futuro más allá de la liga regular.

Y cuando parecía que no habría más cambio, llegó el tocomocho. Uno a muy pequeña escala, pero gran cambio al fin y al cabo. Mandaron a Greg Buckner a los Minnesota Timberwolves a cambio de Trenton Hussell. Un defensa exterior por otro, sólo que el primero tiene poco más que ofrecer en la chistera y un contrato más largo por delante, mientras que el segundo aún está en un momento de forma muy decente y un contrato más corto al que hacer frente.

Junto al ya mencionado Buckner, abandonaron la nave de Avery Johnson Pops Mensah-Bonsu y Austin Croshere. El británico juega ahora en la Benetton de Treviso junto a DerMarr Johnson, mientras que el que fuera Pacer durante casi una década emigró al enemigo, los Golden State Warriors aunque, eso sí, con pocas perspectivas en lo que a minutos se refiere.

En el apartado de renovaciones, las dos que se llevaron a cabo resultaron escalofriantes. Jerry Stackhouse cobrará 21 millones de dólares por las próximas tres temporadas, mientras que Devin Harris cobrará el doble por las próximas 5. Pese a tratarse de dos hombres importantes para el equipo, los contratos fueron, en el mejor de los casos, sorprendentes. Como sorprendente sería hubiera sido que le ofrecieran la renovación a Kevin Willis, pero no cayó la breva.


Tiempo para la incertidumbre.

Y es que, al comienzo del Training Camp, aún no se sabe quién será el escolta titular de la franquicia. Aprovechando la tesitura, coloco aquí a la pareja que, independientemente de quien salga elegido, más tiempo compartirá sobre la pista: Devin Harris y Jason Terry.

El base de Wisconsin fue uno de los jugadores (Diop el otro) sobre los que Avery Johnson recalcó esperar más aportación para la próxima campaña. El año anterior Devin Harris dio la sensación de haberse estancado en su juego, una decepción para quienes esperaban de él que tomara el cargo de titular. Es un especialista en las penetraciones a canasta, pero su tiro sigue sin estas trabajado y eso le reduce mucho sus posibilidades de anotación. En las labores de dirección, se le ha requerido algo más de "creatividad". En defensa sigue siendo pegajoso como el que más.

Jason Terry no puede negar su inevitable alma de escolta, y como tal juega cuando coincide sobre el parqué con Harris. Es la tercera fuerza anotadora del equipo y, junto con Nowitzki, el mejor lanzador de tres que tiene el "Pequeño General" a su disposición. El esperpento que hizo en los Playoff debe quedar como un mal recuerdo en una temporada notable.

Sobresaliente fue la de Josh Howard, que pasó de escudero con categoría a jugador con el distintivo All-Star. El ex de Wake Forest es uno de los mejores defensores de perímetro de la liga, y además ha añadido a su juego de ataque una mejora considerable en el tiro, convirtiéndose de esta forma en un completísimo alero, clave en las aspiraciones de su equipo.

Pocas veces un MVP será tan merecido y a la vez amargo como el de Dirk Nowitzki. Lejos del bullicio de los Playoff, sin una afición entregada que coreara las tres letras mágicas, sin sudor y nervios de por medio. En rueda de prensa y con posado para las fotos, arrollado en los Playoff y seguro que dándole vueltas a lo que tienen los aleros de los Warriors para defenderle de esa forma. Este verano tampoco pudo encontrar el bálsamo reparador en su selección y quedó apeado en cuartos de la lucha por las medallas, terminando en un quinto puesto que nunca sabe a nada. Pese a tener la plaza aseguarada en el Olimpo del baloncesto europeo, volverá con más ganas que nunca.

Cerrando el quinteto estará Erick Dampier que, pese a que nunca volverá a ser el que terminó una vez contrato, sí vuelve a resultar de ayuda en el rebote (y poco más, en efecto). El sistema de los rebeldes del We Believe condenó a Dampier y su movilidad al ostracismo en la postemporada. Aviso para navegantes.

Entre las profundidades del banquillo.

Si de algo no podrán quejarse en Texas es de no tener opciones en el banquillo (obviemos la opción "anotador interior").

Como tercer base de la plantilla aparece uno de las intrigas personales. José Juan Barea. Los Mavericks se resisten a soltarlo y en las Ligas de Verano demuestra una superioridad aplastante sobre cuantos bases se cruzan en su camino. Sin embargo, con la presencia de dos bases de nivel en la plantilla, se hace difícil encontrarle un hueco entre los minutos. Uno se impacienta por descubrir cuál es el verdadero nivel de este jugador.

Como primera opción exterior desde el banquillo permanece inamovible Jerry Stackhouse. Y más después de la renovación firmada en este verano. Pasan los años y Stack sigue siendo una opción en la que confiar cuando se necesitan puntos para desatascar el ataque. Un sexto hombre ilustre con alma de titular. Algo muy similar a lo que debe sentir Eddie Jones, que sería uno de los candidatos a un hueco entre los cinco elegidos de continuar la elección de un hombre de corte defensivo para ese puesto. Pero su estado de forma genera dudas y a sus 36 años también deberá ganarse el puesto. El cielo debería ganarse Maurice Ager, que tiene que ver cómo no dejan de ponerle gente por delante. Pero es que un anotador de rachas no es lo que más necesitan en Dallas a estas alturas.

Trenton Hassell se encontró con un trabajo resultón cuando esperaba pasar la temporada viviendo (y sufriendo) la reconstrucción de los Timberwolves desde dentro. Es un defensor muy efectivo y en ataque no estorba, una cosa que no puede decirse con tanta ligereza de su otro rival, Devean George, que poco a poco va cayendo con el paso del tiempo.

El novato Nick Fazekas podría ser una de las grandes atracciones de este año en lo que a debutantes se refiere, pero tener al vigente MVP por delante no debe ser plato de buen gusto para nadie. Perenne 20-10 en su etapa universitaria, lo que pueda hacer en su paso a los profesionales genera expectación. Un jugador con la altura de un pívot pero con el tiro de un alero. Un ala-pívot para jugar mirando al aro y no tanto de espaldas, como lo es el hombre que tiene por delante.

DeSagana Diop fue otro de los que recibió ánimos por parte de su entrenador. Hay confianza en sus posibilidades e incluso en su corta etapa como maverick ha pasado de ser un barril a un jugador aprovechable, móvil e intimidador. Otra cosa es su gracejo en ataque, inexistente per se.

Quedan, por último, dos hombres que conocerán de cerca las entrañas de la lista de inactivos. DJ Mbenga, que a estas alturas de carrera puede ejercer de guía, y Brandon Bass, un joven aunque ya iniciado aprendiz.

Previsión.

La plantilla no ha cambiado un ápice desde la pasada temporada y no hay a la vista posibles bajones de rendimiento que puedan afectar al equipo (Mr. Jones, Devean, sois libres), por lo que las 60 victorias volverán a estar a su alcance.

Deberían tomar nota, no obstante, de los recientes acontecimientos y administrar mejor los esfuerzos durante la liga regular. El campeón en abril también empieza de cero.

La Final de Conferencia vuelve a ser factible.

6 comentarios:

Juanejo dijo...

la verdad es que han tocado poco, pero bien. el tocomocho de hassell, fazekas y jones. y a ver que pasa con C-webb. desde luego el titulo es su objetivo. J-Ho y Harris seguiran progresando, Nowitzki es un seguro de vida y hay experiencia. lo tienen todo.

sixers29 dijo...

pocos cambios pero hanmejoraod un pelín la plantilla,Hassell es mejor que buckner,y Fazekas habrá que seguirlo de cerca,

avenida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
avenida dijo...

Coincido con todos. que ganas de ver un Golden State-Dallas, a ver si se les pasa el cague o Donnie sigue ganándoles.

Imanol dijo...

si c-webber finalmente recae en dallas. veo a fazecas colgado de una cuerda en la habitacion de un hotel. por lo demas, estoy deacuerdo contigo en todo. excepto en lo de harris. confio mucho en el y estoy seguro de que ira a mas.

El Perro. dijo...

Un matiz, por lo que me toca el contrato de Hassel es mas largo en concreto un año ya que hay opcion de cortar a Buckner.

Como siempre muy bien Mich, ya me sabes asiduo al post.