martes, octubre 02, 2007

La Previa 2007-08. Cleveland Cavaliers.


La figura de LeBron se agiganta cada año, y cuando crees que no puede hacerlo más, te sale con el quinto partido de las series contra los Pistons, un encuentra que ya ha pasado a la historia imperecedera de la lucha por el anillo. Junto a él lo hizo su equipo, que acompañó a la perfección a su líder para llegar a las Finales. Pero cuando más cerca estaban, todo se ha parado. Todo se ha movido a su alrededor, menos ellos. ¿Les pasará factura?

Las renovaciones que nunca llegan.


Tuvimos que esperar a finales de septiembre para ver alguna novedad en la plantilla de los Cavaliers.

Hace tiempo hablábamos aquí del estado de las renovaciones de Varejao y Pavlovic. Desde entonces, pocas novedades. Tanto Sasha Pavlovic como Anderson Varejao han tratado de utilizar la amenaza de Europa como medida de presión, pero los intentos no han surtido efecto. Al parecer, Dan Fegan estaría pidiendo para su representado un contrato que rondaría los 60-65 millones de dólares por 5 años, cifras a las que la franquicia de Ohio (y ninguna en su sano juicio) estará dispuesta a llegar. Para el montenegrino se especulan en torno a los 5-6 kilos por año, pero tampoco hay acuerdo. La última noticia es que ninguno de los dos acudirá al Training Camp, a la espera de resolver su futuro.

Las dos únicas novedades se produjeron hace escasas fechas, con la contratación de dos ex Hornets, Devin Brown y Cedric Simmons, que aportarán más profundidad al banquillo de Mike Brown.

El primero llegó en la agencia libre. Este temporero de la NBA fue una de las sorpresas agradables de la pasada campaña, pero las llegadas a New Orleans de Morris Peterson y Julian Wright le dejaron sin sitio. Después de todo, parece que la jugada no le ha salido mal. Correcto en ataque y en defensa, quizá le vendría bien mejorar en el tiro para abrir más espacio a LeBron.

El segundo vino a cambio de Goliat Wesley. En el artículo antes citado mencionamos lo que era un secreto a voces: la retirada de este diminuto escolta. Finalmente parece que lo hará (o al menos será cortado), pero no en Ohio, sino en la franquicia que fue su casa: los Hornets. Danny Ferry prefirió conseguir un refuerzo a buen precio en lugar de liberar espacio salarial. Simmons no les vendrá mal. Un ala-pívot atlético y agresivo en defensa, poderoso en el rebote y limitado en ataque.

Le falta mucho rodaje, pero servirá para suplantar el desapercibido paso de Scot Pollard, que marchó a Massachusetts para evitar la extinción de pívots en Boston.


Cuatro currantes y una vedette.


Como hemos podido comprobar, cambios muy pequeños para un equipo que poco pudo hacer en la Final de la NBA.


Este año, Daniel Gibson puede y debe ser titular. Ha alcanzado la categoría de ídolo entre la afición de Cleveland y está preparado para aportar en ataque tanto o más que Pavlovic, que en este caso seriía el sacrificado. La recente lesión de Snow, además, le dejaría libres muchos minutos. Puede ser el anotador que tanto buscaban los Cavs y no encontraron en Larry Hughes.

Precisamente por ese camino ha estado entrenando el ex de los Wizards. Hughes ha trabajado durante este verano su tiro con un clásico los 90, Mark Price (el mismo que hará lo propio con Navarro). Y más le vale haberlo conseguido, porque entre la forma y las lesiones, cada vez deben tener más ganas de deshacerse de su contrato.


Le colocamos aquí (ya sabes a quién) porque hay que poner en algún lado y el consenso deice que es alero, pero cuando las cosas se complican en ataque, el balón pasa por sus manos de principio a fin de la jugada. Su tiro de media distancia muestra mejores, pero su selección de tiro sigue siendo deficiente. La franquicia reposa demasiado en sus manos en lo que a la parte ofensiva se refiere. Anulado él, anulado el equipo. Quizá sea eso lo que les falte para dar ese pasito definitivo, y los Spurs se lo hicieron ver de la forma más dolorosa.


Como ala-pívot continuará Drew Gooden. El que fuera compañero de Gasol no es ningún dechado de virtudes, ni tampoco figura en mi lista de jugadores predilectos, pero es indiscutible que sigue haciendo bien su trabajo. Rebotea con intensidad, pero sigue faltándole algo más de acierto en ataque. En ocasiones, se obceca con tiros de media distancia que no entran, cuando algo más de efectividad no estaría de más viendo el bajón de forma de Zydrunas Ilgauskas. El lituano cada vez demuestra menos agilidad de movimientos y su participación en el juego de ataque se ve reducida, aunque su tiro frente a canasta sigue siendo infalible.

Un supporting cast que ofrece dudas.


Sobre todo las que genera la continuidad de los dos agentes libres restringidos. Es muy complicado que salgan, pero la directiva de los Cavs debe trabajar en sus renovaciones si quiere conservar la estabilidad en el equipo. Ambos, serán claves desde el banquillo.


El brasileño volverá a ser, un año más, una pieza indispensable en el juego interior de Mike Brown. Sea como ala-pívot o sea como 'center', por intensidad, capacidad de rebote y defensa, es una de las piezas claves del equipo y como tal le deberán cuidar. En ataque no es una bailarina, pero sólo se limita a cumplir con el guión marcado y tratar de dar valor a todo lo que repela el aro.


El montenegrino fue una de las buenas noticias que se encontraron los Cavaliers a mediados de la temporada. De jugador marginal a suplente con minutos, y de ahí a la titularidad gracias a su acierto ofensivo. La varita mágica tocó tras el All-Star a este alero, que se convirtió en una ayuda inesperada de cara a la recta final de temporada. Si Mike Brown concede la titularidad a Gibson, él será el que pierda su puesto aunque, al igual que ocurre con su compañero de penurias, será la primera opción desde el banquillo para el juego interior.


La lesión de Eric Snow en la rodilla no sólo trastoca los planes de salir con un base de corte defensivo, sino que coloca a Damon Jones en la difícil tesitura de tener que justificar su presencia. El efecto de aquella canasta ganadora en Playoff ya se diluye y se hacen imprescindibles nuevos méritos. Un poco de puntería no estaría de más. Echando de menos a Shaq.


Devin Brown aportará equilibrio entre el ataque y la defensa. Sin destacar en ninguna de las dos facetas, cumple por igual a ambos lados de la cancha. Las ofertas que esperaba no llegaron y sólo tiene contrato por un año, por lo que deberá volver a ganarse la continuidad. De lo contrario, ahí estará Shannon Brown, de quien se espera algo más que la aportación testimonial del año pasado.

No ocurre lo mismo con Donnyell Marshall, que se resiste a apagar su mecha, aunque irremediablemente claudica al paso del tiempo. Si continúa abriéndose más, llegará el día en que juegue desde fuera de la pista. Todo lo contrario que Cedric Simmons, que actúa mejor cuanto más cerca esté del aro. Parte como quinto interior a la espera de que alguno caiga para coger el puesto. El año pasado apenas jugó y, por el momento, no parece que el cambio de franquicia le vaya a hacer cambiar de situación.

Por último, Ira Newble sigue pidiendo a gritos que alguien le retire, mientras que Dwayne Jones continúa a la espera de una renovación. También.

Previsión.

Eligieron el peor verano para mantenerse quietos. Dos equipos les hacen sombra y un tercero seguirá ahí como en los últimos seis años, por lo que el trono de la Conferencia Este estará mucho más complicado de lo que lo fue este año.

Siguen siendo uno de los mejores bloques defensivos de toda liga, pero el problema aparece arriba, donde sólo uno tira del carro y el resto pasaban por allí. De cómo Hughes se recupere, de cómo Gibson crezca o de cómo vuelva a surgir otro Pavl... conejo de la chistera, dependerán sus opciones de revalidar el título de su conferencia.

Pelearán más de lo que creen por las Finales de Conferencia.

3 comentarios:

Juanejo dijo...

Varejao, por pedir que no quede, 10 kilos al año, jaja que bromista el brasileiro, luego club "se dejaba llevar" total. Y en europa, que se piensa, que le van a perder el culo por el? Este Simmons les va a venir bien, es un tio muy intimidador, con unos brazos que le llegan casi a las rodillas. Pero no es lo que necesitan, necesitan un 2 que las enchufe y un base puro como el comer. Sera lo que quiera lebron. Danny Ferry no ha hecho los deberes este verano y el contrato del rey acaba en dos años...el proximo verano o se pone las pilas o vaya usted a saber.

heat dijo...

No me puedo creer que el bueno de Varejao quiera 60 kilos en 5 años por sacar faltas ofensivas del rival y defender bastante. En Europa no le pagan eso ni de coña.

Por cierto, me siguen pareciendo un equipo mediocre con un supercrack, pero este año no pasan de semis de conferencia.

Saludos Mich. Buenísimos los análisis.

michigan dijo...

Buenas.

Sí, la verdad es que a Varejao los rizos le deben estar comiendo parte del sistema nervioso y le cuesta razonar con claridad.

Pero bueno, ante el vicio de pedir está la virtud de no dar.

Yo creo que unos 7 millones (a tipo de interés variable, que hay que aplicar la tasa de inflación de este verano) estarían de lujo para un jugador como él.

En Europa le llamábamos Anderson Mareao, para que nos hagamos una idea del nivel que tenía. Pero en la NBA si sabes especializarte, tienes parte del camino ganado. Y él no sólo no ha conseguido, sino que, bajo mi punto de vista, es uno de los mejores en lo suyo.

Claro que debe haber confundido ser de los mejores en algo con ser de los mejores en general y está pidiendo semejantes barbaridades.

Respecto al nivel, en ataque no hay duda de que son un equipo mediocre. Pero en defensa la cosa cambia radicalmente. Fue el ataque lo que les hizo perder las Finales de la forma que lo hicieron.

Coincido en lo del contrato de LeBron. Otro verano como éste y a Ferry lo cuelgan de lo alto de un pabellón.