jueves, octubre 04, 2007

La Previa 2007-08. Denver Nuggets.


La temporada pasada, los Nuggets echaron el resto para juntar a dos de los mejores anotadores de la NBA. Allen Iverson y Carmelo Anthony se reunieron mediada la temporada y, pese a que costó encontrar una fórmula para conjugar tanta fuerza anotadora, llegaron al final de la liga regular embalados. Ya en Playoff, no pudieron hacer nada para derrotar a los futuros campeones, pero la base permanece y este año estarán juntos desde el inicio.

Un nuevo timonel que no convence.

Una de las soluciones para mantener bajo control a la pareja de superanotadores fue la contratación de Steve Blake, un base correcto, que apenas acapara balón, hace su trabajo en defensa y, llegado el momento, goza de buen tiro. El base que necesitaron se marchó de vuelta a Portland con la contratación de Chucky Atkins, que dista de todo lo comentado anteriormente y cuya utilidad será evidentemente menor.

También en el puesto de base despidieron para volver a contratar al veterano Anthony Carter, que el año pasado apenas disputó tres partidos con el equipo.

A finales del mes pasado, la franquicia de Colorado realizó el único traspaso que ha protagonizado hasta ahora este verano: mandaba a Reggie Evans y los derechos del inédito Ricky Sánchez a Philadelphia a cambio de Steven Hunter y Bobby Jones. Cambio de interiores de perfil defensivo e intercambio de los derechos de un alero que Dios sabe si algún día será jugador NBA por otro que apenas ha tenido hasta ahora oportunidad de serlo.

Con el regreso de Kenyon Martin para la temporada entrante (si está sano, puede ser el mejor refuerzo), la continuidad del aguerrido ala-pívot pasaba a menos necesaria que la llegada de un pívot que cubriera las espaldas de Marcus Camby.

Ayer sorprendieron a propios y extraños con el fichaje del veteranísimo Stacey Augmon, que a sus 39 años y después de no jugar durante la temporada pasada, se ha encontrado de golpe con una última oportunidad de jugar en la NBA. No puede decir lo mismo DerMarr Johnson, que pasará su próxima temporada en la Italia junto a Pops Mensah-Bonsu.


Juntos desde el principio.

La temporada pasada, entre traspasos para uno y sanciones para el otro, sólo pudieron compartir poco más de cuatro meses sobre el parqué. Ahora la mezcla explosiva de anotadores compartirá balón durante toda una temporada.

Allen Iverson llegó el año pasado a la franquicia para darles el impulso necesario para ser un equipo a tener en cuenta en la Conferencia Oeste, pero en los Playoff toparon con un bloque con mayúsculas que les apartó del camino en primera ronda. Vista la carencia de bases en la plantilla, volverá a disfrutar de muchos minutos como 'uno'.

Por su parte, Carmelo Anthony dio la temporada pasada un paso adelante en su madurez como jugador. Cada vez aprovecha más y mejor su capacidad de definición en las cercanías del aro, en detrimento de ese tiro de media distancia que por momentos sigue dejando que desear. Como dato anecdótico, por primera vez en su carrera dio más asistencias que balones perdidos, algo que también habla de lo mal acompañado que estuvo en ataque durante en sus primeros años: antes sólo era fin y ahora es capaz de ser también parte del medio.

Chucky Atkins llega a un equipo en el que su rol aún no parece estar muy definido. Normalmente, es un jugador que se siente más cómodo cuando tiene tiros a su disposición, pero en los Denver Nuggets se encontrará con dos jugadores que acapararán por sí sólos gran parte del juego ofensivo del equipo, por lo que en un principio deberá limitarse a las labores de dirección, donde no sobresale especialmente.

El juego interior, salvo sorpresa, volverá a estar conformado por Nene Hilario y Marcus Camby. El brasileño se presentó el año pasado en un gran estado de forma, perdió peso y ganó en músculo y contundencia debajo del aro. No podrá justificar la renovación que firmó en su día, pero es innegable que a día de hoy se ha convertido en un titular a tener en cuenta. Y si la defensa no se el fuerte del equipo, ahí está el nombrado Mejor Jugador Defensivo de la 2006-07. Un reboteador incansable que hace la vida imposible a todo aquel incauto que pase por la zona confiado.

De bulto a lujo a en el banquillo.

Esa es la mutación que puede sufrir Kenyon Martin este año. Las rodillas le han hecho la vida imposible durante los últimos años pero, si existiera la posibilidad de mantenerse sano durante gran parte de la temporada, sería una de las mejores noticias para la franquicia de Colorado. Jason Kidd ya no está en su barco y producir con Chucky Atkins no es tan sencillo, pero la atención que generen sus compañeros puede ofrecerle espacios que a buen seguro su físico agradecerá.

Otra de las incógnitas que tiene George Karl en su banquillo es la de Anthony Carter, al que no se pudo ver el pelo durante el año pasado. Y Puede que esta temporada tampoco se prodigue mucho por las pistas. Todo indica a que, de nuevo, cuando JR Smith entre en pista, Allen Iverson pasará a la posición de base y cederá el testigo de escolta al polémico jugador. Habrá que ver cómo regresa físicamente después de un verano en el que sufrió un serio accidente de tráfico (un amigo suyo murió en el siniestro). Mentalmente será otro cantar. Hasta el momento no se han encontrado indicios de lo que comúnmente llamamos selección de tiro, y los antecedentes que presente el joven no invitan al optimismo.

En lo que sí hay confianza es en que se confirmen los mejores presagios y Yakhouba Diawara vea reducidos sus minutos a favor de un Linas Kleiza que en el final de la pasada temporada dejó muy buenas sensaciones. El francés ofrece poco más a parte de intensidad defensiva mientras que el lituano, a parte de agresividad, puede aportar en ataque tanto en las cercanías del aro como lanzando desde el exterior.

Por último, y cerrando la rotación interior, Steve Hunter y Eduardo Nájera. El ex sixer es un pívot muy atlético, con brazos largos, intimidador y muy buen reboteador, más que suficiente para dar descanso a Samurai Camby. Mientras tanto, el mexicano ofrece siempre la garantía de dejarse la piel en el campo por cada balón.

Previsión.

Sobre el papel, presentan una plantilla potentísima, con dos grandísimos anotadores y un juego interior notable. El año pasado ya se llevaron 45 victorias, pese a no contar con Kenyon Martin en todo el año, sufrir las justas sanciones por los altercados del Madison Square Garden y no contar con la actual formación durante los dos primeros meses.

Pese a las derrotas en los primeros partidos de la pareja, el equipo llegó a finales de temporada en un gran momento de forma.

La mala noticia es que equipos como San Antonio o Dallas siguen por encima, otros como Houston han dado un salto y Phoenix sigue capacitado para estar en la pomada. Podrán pasar a Semifinales de Conferencia, pero llegar más arriba se convierte en una tarea muy complicada.

6 comentarios:

avenida dijo...

Este año es clave para los Nuggets, y es que en el se verá si funciona la pareja Iverson-Melo, pues como bien dices el año pasado no se pudo ver demasiado.
Además ya el año pasado su división mejoró (en realidad Utah), y este año mas aún con los Sonics de Durant.

Juanejo dijo...

no han hecho los deberes los nuggets. siguen sin base. atkins esta bien como segundo base y no es el base que necesitan, necesitan un base que defienda y distribuya, y ni atkins ni marginal carter cumplen ese requisito. Al final no consiguieron a jarred jack, que les vendria muy bien. De todos modos, con el nucleo camby, melo y AI tienen que buscar pasar de primera ronda.-

Sepioes dijo...

Me ha gustado el análisis de mi equipo.

true wolf dijo...

Yo creo que para ganar la división puede llegarles pero sigue ofreciéndome más garantías Utah a día de hoy. Se verá si se complementan y juegan a algo o la táctica se limita a balones para Melo i AI3 y lo que les caiga a los otros. Si es así les auguro una quinta caída consecutiva en primera ronda...

Manel dijo...

Denver desde luego tiene material para dar un buen pelotazo en el oeste: juego interior (Camby y Nene + un poco de Kenyon, que si es el 70% de lo que era en NJ ya será un peligro), grandísimo poder anotador y uno de los bancos más profundos del oeste.
Además, Melo y AI habrán tenido más tiempo para acoplarse (aunque me da que a Melo le da igual con quien juegue, rendirá igual: 25 cada noche sin falta) y un entrenador que tiene experiencia en dirigir equipos con muchos jugadores buenos y/o con problemas de ego (Sonics, Bucks).
Pero está el problema del base (por que demonios no retuvieron a Blake?) Atkins no me parece un buen base titular ni mucho menos. Puede ofrecer anotación desde la segunda unidad, pero no de titular. Como bien dices no se necesitan puntos desde el puesto de base. Todo indica que jugarán muchos minutos con Iverson de uno y no tengo claro si eso será bueno o malo.
Sigo pensando que este equipo estaba mejor antes del cambio, me gustaría más ver a Miller dirigiendo y Melo y Nene como armas ofensivas, con JR Smith viniendo del banco. Me parece un equipo más compensado.
Tengo curiosidad por ver la temporada que va a hacer Kleiza.

sixers29 dijo...

perfecto analisis de los nuggets.Será curioso como empiecen la temporada,ya que las dos últimas las empezaron perdiendo bastantes partidos.