domingo, junio 24, 2007

Que San Luis nos coja confesados.


Con la tranquilidad que vivíamos estos días previos al draft. Con la confianza con la que afrontábamos la llegada de los nuevos novatos. En unos días en los que la mayor noticia es el traspaso de Carlos Delfino por dos segundas rondas. En momentos en los que se da relevancia a que la madre de tal o cual jugador del draft sea de una población cercana a Memphis...

Tenía que llegar una bomba de este calibre. Un golpe bajo a la actualidad informativa y, por qué no, al bienestar de los aficionados.


Los
Hawks cambian de uniforme. Y son horribles.



Cuando uno ve a ese
Josh Smith posando con las nuevas zamarras de los de Georgia, no puede evitar que de su boca salga un suspiro. Un lamento. Un hilo de voz queda.

"
Charlotte"

Pues sí, para qué negar lo evidente. Desde que
Henry Ford pusiera en marcha la cadena de producción de su Ford T, algo como esto entraba entre los temores del ciudadano de a pie. Si el CIS se encargara también de estas cosas, seguramente aparecería entre las primeras preocupaciones del aficionado medio:

"
Joder, pero si son iguales"

¡Oh! Qué poco tacto con el lenguaje de la demagogia. No son iguales. Son... los
Hawks. Una vuelta al pasado, de las que se estilan ahora. El Relaciones Públicas de los Hawks, Bernie Mullin, lo explica mejor:


"It's a more modern, sleek, and aggressive look that goes with the product that we're putting on the court this season. We know our players love it and we're sure the fans will too"


¡Eso es! Moderno. Elegante. Agresivo... Como son los
Hawks en la pista. Las consideraciones sobre el juego de los Hawks y los adjetivos utilizados, las dejaremos en el limbo de lo sobreentendido, que bastante se les avecina esta semana con esos dos picks altos de primera ronda que están obligados a aprovechar (que no sólo utilizar, eso también lo hacía hasta Rob Babcock).

El caso es que es inevitable ver en ese azul la alternativa que los
Bobcats presentaron esta temporada. Un azul que, dicho sea de paso, parece estar de moda. Primero fueron los Nuggets. Luego los Grizzlies. Luego los Jazz. Más tarde, Cleveland se sacó de la manga una alternativa. El azul está de moda y cualquier excusa es buena para ponerlo en tu vida.

La directiva de los
Hawks supo coger al vuelo (tampoco tiene mucho mérito el jueguecillo) que el amarillo mostaza tenía los días contados. La enseñanza, por entonces, fue muy similar a la que hoy nos acoge: los cambios son bienvenidos siempre y cuando vengan guiados por el sentido común y el buen gusto. Una vez más, ambos preceptos quedaron olvidados.

Volver a los orígenes de
St. Louis, nos ha convertido en mártires.

Se acabó el rojo. Que corra la sangre.

2 comentarios:

true wolf dijo...

El blanco me encanta y el azul tambíen. El problema es que es un uniforme que mola, pero no para los Hawks. Y lo que dices del abuso del color azul si que viene fastidiando últimamente, con los Cavs y los Nuggets vistiéndolo en exclusiva en su paso por Play-Off en vez de su Road Uni oficial...

Juan Carlos dijo...

me parecen que cada vez los gustos de quien hace estas prendas es mas hortera y feo.

con lo bonitas que eran las camisetas de los nuggets de hace años... xq no volver a las de pete que eso si era bonita y no esto :(