lunes, abril 30, 2007

¿Dónde quedó el orgullo del campeón?


Durante todo el año la sombra de la duda se ha cernido sobre los Miami Heat. La operación de rodilla de Shaq primero, el hombro de Wade después, la experiencia del año pasado siempre, el equipo de Pat Riley ha ido disfrutando a lo largo de la liga regular del beneficio de la duda.

A lo largo de la temporada 2005-06, el juego del equipo no tuvo que alcanzar grandes cotas para llegar a los Playoff. Una vez en el momento de la verdad, se pusieron el mono de trabajo y caminaron hasta el anillo. Este año el guión parecía el mismo, y más cuando a partir de marzo pisaron el acelerador y avanzaron a ritmo lento pero seguro. Faltaba Wade, y con eso había suficiente para mantenerlos en la candidatura.

Pero cuando una plantilla tan veterana apenas sufre cambios, y lo que sufre son lesiones, cuando lo máximo que cambia en la rotación se llama Jason Kapono, la ecuación acaba cambiando de signo.

Del año pasado a éste, el mayor cambio en la plantilla fueron un base desconocido de aspecto aniñado, como Chris Quinn, y un escolta cuyo mayor mérito deportivo registrado hasta la fecha radica en haber ido a una de las universidades locales. Jugadores perfectos para un equipo entrado en años que pretende defender un anillo, por supuesto. O muy sobrados iban o, como ya adelantábamos en pretemporada, las cosas no habían sabido hacerse en los despachos. El mayor acierto llegó a mitad de campaña, y tampoco venía para rejuvenecer la plantilla. Eddie Jones se ganó a pulso su salida de los Grizzlies a base de un nivel de juego lamentable (¿simbiosis con el medio?).

Los problemas con las lesiones llegaron tan pronto como el calendario estrenaba la hoja de julio. En ese mes, Wayne Simien caía con la salmonella. Ahí empezaba un via crucis interminable. Durante el proceso de recuperación llegó a perder 15 kilos de peso y, a las puertas de noviembre, volvía a recaer. Apartado por toda la temporada. No tardaría mucho en llegar el siguiente disgusto, éste de mayores dimensiones: la rodilla izquierda de Shaq decía basta. En total, más de media temporada fuera. Pero fue salir de Málaga para entrar en Malagón. Justo en el partido en el que O'Neal volvía a la actividad, Dwyane Wade se machacaba el hombro. Continuos problemas de lesiones que, sumados al esfuerzo final por entrar en Playoff, ha acabado por asfixiar al equipo.

Y es que Pat Riley no se ha encargado de insuflar oxígeno en la rotación. La variación más importante ha sido un buen tirador, mediocre anotador, que fue incluso desechado en su día por los Charlotte Bobcats. Tras el All-Star se ha puesto de moda, pero las apariencias no deberían engañarnos. A principios de año, parecía que el cuerpo técnico de los Miami Heat tenía la intención de introducir en la rotación a Dorell Wright, pero cuando ha llegado la hora de jugarse algo serio, el jovencísimo jugado ha desaparecido del mapa. Así las cosas, nos encontramos con una rotación de 10 jugadores que anda cerca de los 32 años y en la que tan sólo 3 jugadores bajan de la treintena y cuatro suben de los 35.

Con esto comparecieron en Playoff y con esto han caído. Nadie ha sido capaz de parar a un Luol Deng que ha ascendido durante esta postemporada a la categoría de jugador All-Star, sumando a su ya de por sí gran juego un tiro de 5-6 metros que hasta ahora nos era desconocido. Y nadie ha sido capaz de parar a Ben Gordon, que dinamita partidos con la facilidad con la que Paul Shirley cambia de camiseta. En cambio, Ben Wallace se ha encargado de que O'Neal fuera menos O'Neal que nunca, y Kirk Hinrich y Thabo Sefolosha han convertido estas series en una verdadera pesadilla para Dwyane Wade.

Se da la coincidencia de que la última vez que el campeón fue eliminado en primera ronda, fue en el año 2.000, en la eliminatoria que enfrentó a los San Antonio Spurs contra Phoenix Suns. El entrenador de los Suns...
Scott Skiles, el mismo.

Nota del autor: Pese a que la estética acompañe, la instantánea de Ben Wallace no pertenece a un rodaje porno.

2 comentarios:

michigan dijo...

Durante todo este tiempo de parón he estado realizando un trabajo sobre el Eurobasket 2007, el primer gran trabajo que le dedico al baloncesto europeo.

Espero que pronto (no sé realmente cuando) pueda estar ya a vuestro servicio, porque de momento su difusión se reduce a la meramente física :P .

Personalmente, estoy bastante orgulloso del resultado.

true wolf dijo...

Genial Mich! Me los he leído todos pero evidentemente no voy a comentar en cada uno :P

Sobre premios y sorpresas me quedo sin duda con este 4-0 de Miami. Es cierto que los Heat dejaban dudas pero que quieras que te diga, un barrido no me lo he esperaba. Sorpresón el de Luol Deng que se confirma como uno de los cracks del futuro!

Y lo del Eurobasket me tiene intrigado, a ver si lo sacas a luz pronto ;)