lunes, enero 22, 2007

Pau Gasol y Raffaella Carrá en "Rumore, rumore".

Por fin la prensa de Memphis parece haberse dado cuenta de que Gasol no quiere seguir en los Grizzlies. Aunque lo cierto es que Pau tampoco ha hecho un esfuerzo ímprobo entra las cuatro paredes de los States para hacerlo saber. Siempre que la prensa americana le ha preguntado acerca de sus deseos de salir de la franquicia, ha tomado la vía fácil: Hablar sin decir nada.

Lo hizo en noviembre, cuando trató de resolver los rumores que lo vinculaban a los Boston Celtics con un escueto: "Mi única meta ahora es volver a jugar y ayudar a los Grizzlies a ganar partidos. Volveré pronto a entrenar con el equipo. No es una cuestión de si quiero o no jugar para los Grizzlies". Se hablaba por entonces de que Danny Ainge llegó a poner a disposición de Jerry West la plantilla de los célticos para que ideara un traspaso que cumpliera los deseos de la franquicia. Lo cierto es que cualquier traspaso hubiera supuesto la inclusión de Wally Szczerbiak, un jugador del mismo corte que Mike Miller (con menor visión de juego) o Theo Ratliff, lesionado para toda la temporada por problemas de espalda y con 2 años de megacontrato por delante.

Verle formar sociedad con un jugador que sabe meter tan bien balones a los hombres interiores como Paul Pierce hubiera sido un escenario difícilmente mejorable. Por no hablar de encontrar en Kendrick Perkins ese center rocoso que tanto ha estado clamando al cielo. Lo que son las cosas, Kendrick fue elegido por Memphis junto con Marcus Banks (también elegido por ellos), pero acabaron siendo traspasados por Troy Bell y Dahntay Jones.

Ahora, a un mes de cerrarse el plazo de trapasos, Gasol sigue haciendo carne la política de hablar para quedarstre dos aguas. "No quiero comentar nada de eso ahora mismo. No quiero que se convierta en una distracción para mí o para el equipo. No beneficia a nadie. Lo que pase, ya se verá."

Si el jugador franquicia y principal inculpado en el caso no es capaz de hablar claro, Jerry West y Michael Hisley salen a nuestro rescate. El primero reconoció que Pau está en el mercado, que pese a ello no lo regalarán y que mantuvo una breve conversación con John Paxon en la que, sin embargo, el General Manager de los de Illinois no mencionó nombre alguno. Heisley, una vez se confirmó que la venta de la franquicia no se llevaba a cabo (Brian Davis prefirió el soccer), habló aún más claro.

"Si traspasáramos a Pau, buscaríamos mejorar el equipo para el futuro o buscar rondas para este draft. Si podemos mejorar el equipo con ello, traspasaremos a Pau. Pero hay una diferencia importante a cuando te decides a traspasar a un jugador, como fue el caso de Jason Williams y Bonzi Wells. Pau Gasol no está disponible en ese sentido. Yo no hago los traspasos. Pero si Jerry me viene con un traspaso que mejorara el equipo, Pau será traspasado. Jerry siempre está buscando posibilidades." Dirigiéndose ya de forma directamente a posibles compradores, fue más explícito "Si piensan que Pau está en la lista de ventas urgentes, es que están locos. Me gustan mucho los jóvenes (jugadores). No hay duda de que es el único jugador franquicia que tenemos... Negociar o no por Pau depende de lo que ofrezcan".

Sacando el manual del buen manager general, al traspasar una estrella hay tres puntos clave a tener en cuenta: jóvenes jugadores, rondas de draft y jugadores en último año de contrato. Con lo primero se puede comenzar a construir el futuro de la franquicia desde ya y durante lo que resta de temporada. Con las rondas de draft se crearía en verano una base de jugadores jóvenes que serían el núcleo fuerte (de darse el acierto) de la franquicia durante años venideros. Con los expiring, se crea un espacio salarial con el que poder pujar en verano por agentes libres de renombre algo que, visto lo escaso del mercado de Memphis, quizá no fuera la mejor opción posible. Manual en mano, alguno de estos tres factores es lo que deben buscar (y buscarán, que no hablamos de un Rob Babbcock o un Isiah Thomas) los Grizzlies para traspasar a Pau. Ahí es donde Jerry West tiene la palabra.

En una temporada en la que Shane Battier (uno de los grandes infravalorados) ha sido traspasado a Houston, Eddie Jones ha sufrido un receso importante en su nivel de juego (junto con el anterior, el alma de la defensa de los Grizzlies) y el propio Pau se perdió el primer mes y medio de la liga regular por su fractura en el pie izquierdo, los Grizzlies caminan a la deriva y, por si los Dallas Mavericks no lo dejaron suficientemente claro en los pasados Playoff, afrontan la reconstrucción de un proyecto deportivo que teniendo a Pau como jugador franquicia ha tocado techo. Y como en todo proceso de reconstrucción que se precie, el propósito ha de ser empezar desde cero. Los Kings intentaron llevar a cabo el cambio sin salir de ese camino entre dos aguas y el resultado se ve este año en forma de desastrosa situación deportiva. Y para empezar de cero no hay mejor atajo que tirar la viga maestra. Trabajo sucio pero al menos rápido.

Hasta el momento, quienes parecen más interesados en hacerse con Pau son New Jersey Nets y Chicago Bulls, dos equipos en una situación muy dispar.

Los primeros viven entre la alegría de haber firmado el mejor contrato de la historia por el patrocinio de su futuro estadio en Brooklyn, el Barclays Arena, y la tristeza de haber conocido hoy la noticia de que Richard Jefferson estará fuera de las canchas durante el próximo mes y medio para someterse a una operación en su maltrecho tobillo derecho. Hace semanas la prensa española enloquecía al ver que Peter Vecsey mencionaba en el mismo párrafo a Gasol y a Vince Carter. Venía a decir que los Nets andaban tras la contratación de nuestro greñas particular y, en otra frase, comentar que Vinsanity estaba en el mercado. Como el derecho de libre asociación es un hecho, mejor tirarse a la piscina y elucubrar en el maravilloso mundo del traspaso. Nada más lejos de la realidad. Vince está en el mercado al igual que lo está Jason Kidd (ahora relacionado con los Lakers), pero las posibilidades de traspaso ahora con Jefferson lesionado se han visto algo mermadas. Y es que andar 6 semanas con Bostjan Nachbar, Antoine Wright y Jason Collins en el quinteto no es plato de buen gusto para nadie. Según publica un periódico local en una escueta nota, los Nets estarían tratando de intensificar esfuerzos por contratar a Gasol.

El caso de los Bulls trae si cabe más cola. Con agravantes incluso. Durante un tiempo y quizá faltos de noticias, se llegó a tomar en serio otro de los desvaríos de Sam Smith, cuya propuesta (porque era eso, una propuesta a título personal) no era otra que ofrecer a PJ Brown, Malik Allen y Mike Sweetney a cambio de Pau Gasol.

"Los Bulls podrían ofrecer un buen paquete sin tocar demasiado su núcleo, dando a Memphisun par de buenos activos y alivio salarial. Los contratos de P.J. Brown, Malik Allen and Michael Sweetney, que terminan tras esta temporada, ahorrarían a los Grizzlies cerca de 13 millones la próxima temporada y los colocaría bajo el límite salarial. Los Bulls podrían también incluir su primera ronda, que tiene el derecho de ser intercambiada con la de los Knicks salvo que estos tengan uno de los dos primeros puestos del draft."

El hecho de que fuera un rumor infumable no impidió que La Sexta entrar al trapo y cayera con todo el equipo, Antoni Esteva a la cabeza. Obviamente, la situación sería inmejorable para los Grizzlies, pero de lo que se trata en un traspaso de de buscar el mejor escenario posible para ambas franquicias. Ahora que dos rivales de división como lo son Indiana Pacers y Detroit Pistons se han reforzardo, los Bulls pueden ir detrás del golpe de mano que les catapulte a la candidatura. Los Pacers han conformado un juego interior de infarto, sin perder futuro en el cambio, sino añadiéndolo. Los Pistons, por su parte, se han hecho con el agente libre más codiciado, Chris Webber. Los Bulls... buscan anotación interior como agua de mayo. Pero no por ello se subirán a las ramas.

Según Peter Vecsey, una fuente cercana a los Bulls habría desvelado que las pretensiones de los Grizzlies incluirían a Ben Gordon, Luol Deng y PJ Brown, pudiendo compensar con Hakim Warrick. Un traspaso en el que los Bulls no sólo perderían a su mejor tirador y su jugador con mayor proyección sino que se verían con Allen, Sweetney, Thomas, Khryapa, Gasol y Warrick en la posición de ala-pívot. La diversidad al poder. Mientras tanto, el juego exterior se vería reducido a Chris Duhon, Kirk Hinrich y Thabo Sefolosha. Con esto únicamente se quieren sentar las bases de la negociación, dar a entender que la salida de Gasol no va a ser barata. No más a partir de ahí. De darse un traspaso hacia los Bulls, ingresaría en un equipo candidato, él sería la diferencia entre contendiente y candidato firme.

Como parte negativa, destacar un extracto del artículo de Vecsey:

"Es un jugador de nivel All-Star, de eso no hay duda. Pero no estamos seguros de que sea el mejor jugador para un equipo de Playoff del que se espera algo grande" dijo la fuente de los Bulls. Si Chicago se guía por lo que han conseguido los Grizzlies (0-12) en sus tres viajes a los Playoff, con Gasol como líder anotador, creo que pueden tener la respuesta"

En otras palabras, los continuos fracasos en Playoff han hecho daño a la imagen de Gasol. De si esto afecte al traspaso y su posible destino es algo que no sabemos. Lo que sí parece seguro esta vez es la inminencia del mismo. Hacia el equipo que sea. En la dirección que se decida. Arn Tellem, agente de Pau, que además participara en las negociaciones que llevaron a Ben Wallace a Chicago, ya conoce los deseos de su representado.

¿Dónde acabará Pau?

1 comentario:

Victor dijo...

Muy buen articulo,ya tardabas jeje.Bueno a mi personalmente me gustaria verlo en Chicago o Boston,aunque seguro que lo que pediran los Grizzlies por el sera desmedido..salu2