jueves, octubre 05, 2006

La Previa. Charlotte Bobcats.


Marina D'Or, ciudad de vacaciones. Un verano a tu medida. Eso es lo que tuvo Bernie Bickerstaff. Dentro de lo normal y esperado si los mayores atractivos que ofreces son Kareem Rush y Melvin Ely. Así pues, el epicentro del parón veraniego fue el draft, de donde no salieron nada mal parados. No eran menores las expectativas depositadas en un equipo que, hasta el momento, ha sabido hacer tan bien los deberes. Bueno, tal vez mienta, puesto que este verano la gran noticia que ha azotado la franquicia de North Carolina ha sido el regreso de Michael Jordan a los despachos en forma de copropietario. Sabido por todos que la elección de Kwame Brown en el draft de 2001 fue por obra y gracia suya, algo de revuelo sí creó el hecho de que, en parte, tras esta elección también estaría él. Amante del juego, esta vez decidió apostar por caballo ganador, como hasta ahora lo estaba haciendo Bickerstaff. Esta vez no se decantaron por ningún campeón universitario... porque no había ninguno. En su defecto, se hicieron con los servicios del supuesto mejor jugador del draft, Adam Morrison. Acabe en lo que acabe, no cabe la menor duda de que al menos dará que hablar. Míticas se hicieron las imágenes que lo mostraban llorando desconsolado en el parquet al caer eliminados los Gonzaga Bulldogs en el Torneo NCAA. Míticas, también, las lágrimas derramadas al ser elegido en el número 3 del draft. Su característico bigote larrybirdiano le ha dado pie, junto con lo acontecido en el draft, a protagonizar los anuncios del NBA Live 2007. Su diabetes, motivo de dudas. Una enfermedad delicada que a estas alturas no supondrá mayor problema que el control que ya ha tenido que llevar a cabo todos estos años. Tanto o más ha dado que hablar todo esto que su propio juego, donde sobresale como prolífico anotador, sobresaliente tirador y deficiente defensor. En segunda ronda, Ryan Hollins, un tronco más para el juego interior.

Y como no deben ser muchos los agentes libres que pierdan el culo por firmar un contrato con Charlotte, la solución más efectiva es la de ofrecer un contrato a alguien de fuera. El elegido fue Walter Herrmann. MVP de la ACB, protagonista absoluto de la temporada 2002-03 y gloria del por entonces Jabones Pardo Fuenlabrada, vio cómo su vida daba un vuelco trágico en el verano de 2003: pocas horas después de firmar por el Unicaja Málaga, perdía a su madre, su novia y su hermana en un accidente de tráfico. El mismo día del año siguiente, fallecía su padre. 2 años después, y con una fuerza de voluntad mayor de la que muchos hubiéramos tenido, aceptó la invitación de los Bobcats y acabó convenciendo al cuerpo técnico. Casi un mes después, fue el turno de Melvin Ely, que aseguró su continuidad hasta la temporada que viene por 3 millones de dólares. A su modo, una forma más de hacerse con un banquillo competitivo.

Cimetando el futuro.


No será la primera vez que lo escriba y probablemente no la única. Los Bobcats están construyendo su equipo con mucha cabeza y, de respetarles las lesiones, los resultados deberían empezar a verse pronto. Raymond Felton superó la prueba de fuego el año pasado y, tras un inicio de temporada dubitativo, acabó erigiéndose en uno de los grandes rookies. Como relevo, Brevin Knight, excelente en su papel de veterano con galones. Criterio y velocidad desde la zona de creación. Adam Morrison llega para dar un enorme impulso anotador al equipo, pero el agujero en la defensa será una de sus grandes pegas. Semejantes prestaciones las de Matt Carroll, pese a estar en un nivel totalmente distinto. Gerald Wallace concede mayor continuidad a la explosividad del base y sí aporta esa defensa exterior de la que carece el rookie de gala, pero su estado físico se antoja demasiado precario. Semejante situación la de Emeka Okafor, que la temporada pasada sembró un mar de dudas debido a su escaso rendimiento primero, y a su grave lesión de tobillo después. Walter Herrmann para el uno y Sean May para el otro, serán los relevos. Mientras que el argentino inicia una nueva etapa en el ocaso de su carrera, el ex-Tar Heel regresa a la actividad tras caer lesionado el pasado diciembre. La posición de pívot es la que deja al descubierto que el equipo aún está en fase de construcción: no hay una alternativa más válida que Primoz Brezec. Melvin Ely, recién renovado, seguirá rindiendo desde el banquillo.

Pronóstico:

Se hace difícil ver a este equipo más allá de las 30 victorias. Sin embargo, con Okafor, May y Wallace perdiéndose casi 150 partidos, se quedaron en 26. A ello hay que sumar a Adam Morrison. La defensa seguirá siendo su punto débil.

2 comentarios:

michigan dijo...

Sí, lo sé. Gerald Wallace aparece duplicado. La razón es que nba.com tiene problemas con la foto de Adam Morrison.

No sé si es por ser rojo, por las pintas de portero de Aquí no hay quien viva o por miedo a sacarlo llorando, pero el caso es que el problema existe.

Y no, me niego a poner a Matt Carroll como sustitutivo.

true wolf dijo...

Hacia tiempo que no me pasaba por aquí Mich, realmente te lo estás currando muy buenos todos los artículos hasta el momento, de llegar a los 30 habrás realizado una gran labor.

Ahora voy a ver que tal los Bulls y, por cierto, yo tengo grandes esperanzas en estos B'cats.