viernes, noviembre 04, 2005

Calentando motores. División Sureste.


ATLANTA HAWKS. SUPERAR LA MUERTE.

Cuando la principal preocupación del equipo era saber la distribución de los minutos entre los jóvenes, cuando el optimismo cundía ante la posibilidad de una temporada mejor de lo esperada… llegó la peor noticia posible: la muerte de Jason Collier, la muerte de un compañero con el que habían trabajado codo con codo, la muerte de un amigo. Tratándose de una plantilla joven, superar la pérdida será más difícil que en otras ocasiones, pero hay que hacerlo, deben mostrar su mejor cara, dedicarle el trabajo que todos han hecho durante el verano. El equipo se presenta con grandes novedades, como el rookie más prometedor del draft, Marvin Williams (aunque aún hay que demostrarlo en el campo) o el que será este año el jugador mejor pagado de la liga: Joe Johnson. Todo ello junto a un tirador de lujo como Salim Stoudamire y un pívot como Zaza Pachulia, les convierte en un equipo superior al del año pasado aunque, eso sí, algo descompensado dada la obvia saturación de aleros, que incluso podría desembocar en la salida de uno de ellos. Superar las 13 victorias no será tarea difícil.

Quinteto titular:

Joe Johnson, tras su polémico fichaje por la franquicia (hubo una seria crisis en la directiva a raíz de su fichaje), llega para jugar de base, una posición en la que, hasta ahora, se desenvuelve bastante bien. ¿Le dará las gracias a Nash por el contrato firmado? Josh Childress, gracias a una extraordinaria primera temporada, se ha ganado la confianza del técnico. Su aportación volverá a ser clave. Al Harrington, de nuevo, tendrá la presión de demostrar que es capaz de subir al siguiente escalón. Tras la marcha de Toine, dio buenas muestras de ello. Este año, con 25 primaveras, será el más viejo de los titulares del equipo. Ver para creer. Marvin Williams, para muchos el rookie con más futuro, deberá primero centrase en acoplarse a la liga, algo que siempre es difícil. ¿Se ha precipitado? Quien sabe, no creo. Zaza Pachulia llega de Milwaukee para ser titular, pero la presión que tendrá será la mínima.

Banquillo:

Escasez de juego interior. Esteban Batista y John Edwards. Sin duda, el equipo no estaba para cualquier imprevisto (obviamente para lo de Collier menos). Tironn Lue pierde su condición de base titular, y es que a tanto escolta/alero había que hacerle un hueco. Salim Stoudamire (que es más escolta que alero por mucho que otros se empeñen), aportará un gran tiro exterior, pero la altura puede traerle más de un problema al primo de Damon Stoudamire. Josh Smith parece que será el relegado por la llegada de los nuevos, pero sin duda gozará de gran cantidad de minutos. La afición lo pide, el jugador lo merece… y el banquillo no da más de sí.

Pronóstico:

Gran sobrecarga de escoltas y aleros frente a la escasez de bases puros y juego interior de recambio. Sin embargo, el equipo levanta grandes expectativas y da muy buenas sensaciones. No es descartable que entrasen como octavos de conferencia, aunque siempre estará presente aquello de "mucho ruido y pocas nueces".



CHARLOTTE BOBCATS. CONSTRUIR SOBRE SEGURO

Siempre es difícil mantener la cordura en las elecciones cuando dispones de rondas altas. Siempre es difícil elegir los jugadores adecuados para los primeros pasos de una franquicia en la liga. Siempre es difícil buscar los traspasos adecuados cuando eres el nuevo. Siempre es difícil, al fin y al cabo, empezar en la NBA. Pero, afortunadamente, parece que los directivos de los Bobcats están llevando a cabo elecciones acertadas e incorporaciones adecuadas. De momento, reina la cordura y las extravagancias brillan por su ausencia. Prefieren pisar sobre seguro y, de momento, les va bien. Este año, con dos elecciones de primera ronda altas, no fueron hacia proyectos de futuro sino que apostaron por jugadores hechos y, lo más inteligente, héroes de casa, héroes de Arkansas, estrellas de North Carolina. Sean May y Raymond Felton, campeones universitarios este último año con los Tar Heels, se incorporan a la disciplina del equipo con la intención de ayudar a crecer al equipo al mismo tiempo que crecen ellos. Curioso que la elección del año pasado también fuera un campeón universitario ya maduro. Plantilla joven, llena de jugadores que en su día no disfrutaron de las oportunidades necesarias en sus equipos y ahora (algunos) demuestran que sí las merecían. Cuando un proyecto se comienza con sentido común, lo normal es que arroje buenos resultados. Aún es muy pronto para que lleguen resultados importantes, pero superar la veintena de victorias parece factible.

Quinteto titular:

A pesar de la llegada de un rookie hecho y de grandes resultados como Raymond Felton, Brevin Knight, segundo máximo asistente de la pasada campaña en la liga, parece que se mantendrá como titular, para aportar algo de experiencia a un equipo falto de ella. Kareem Rush, pese al terrible desacierto de cara al aro, sigue contando con el apoyo de Bernie Bickerstaff, algo que habla muy bien del entrenador. Matt Carroll sigue dando excelentes resultados, pero Kareem sigue teniendo oportunidades. De Gerald Wallace se espera siga su progresión, ya que quizá el rendimiento para muchos resulta escaso para los minutos de que dispone. Emeka Okafor, flamante rookie del año, seguirá siendo el líder del equipo, la principal referencia defensiva y una gran esperanza. Y como pívot, el sorprendente Primoz Brezec, que se ha hecho por méritos propios con un equipo en la liga cuando nadie creía en sus capacidades. Equipo titular hecho a base de desheredados y un extraordinario novato. Mucho mérito, sin duda.

Banquillo:

Banquillo con más recursos de los que sus años en la liga podrían indicar. En el puesto de base, Raymond Felton, un base eléctrico, conocedor del juego y que, de momento, está demostrando dar la talla. Como escoltas, se abren dos opciones, la de Matt Carroll, que llegó la temporada pasada como MVP de la (por entonces llamada) NBDL y que se destapó como un aceptable anotador, y la de Keith Bogans. A pesar de que ambos podrían ofrecer minutos como aleros, el agujero en la posición de ‘tres’ resultaba evidente, por lo que el equipo no tardó en hacerse con los servicios del veterano Jumaine Jones. Sean May, flamante MVP de la última final de la NCAA, aportará más cualidades ofensivas en la zona y un gran poder reboteador, además de exquisitos movimientos en la zona. La altura le priva de poder jugar de pívot también aquí, aunque no es descartable verle formar pareja en ocasiones con Emeka. De esta forma, Melvin Ely seguirá actuando como ‘cinco’ de pega.

Pronóstico:

Su liga no son los Playoff, su liga es la de abajo, la de luchar año tras año por mejorar y crecer paso a paso. Se espera que, con la mejora de este año, lleguen a la veintena de victorias.

MIAMI HEAT. LOS EGOS Y EL ANILLO

Si algo nos enseñaron los recientes Lakers de los 4 Fantásticos fue que juntar demasiados egos en un mismo vestuario no suele acabar bien. Egos, caracteres difíciles, excesivo individualismo... de todo podemos encontrar en el equipo de Florida. Y junto a todo ello, calidad, mucha calidad, un equipo profundo, equilibrado. Cuando Shaq llegó a Miami prometió un anillo, y ahora Pat Riley se ha empeñado en hacerlo realidad. El problema es que algunas de esas nuevas caras no cuentan entre sus prestaciones con un comportamiento ejemplar. Jason Williams, uno de los principales bases del equipo, protagonizó junto con James Posey en los últimos Playoff la insurrección contra Mike Fratello en el "Caso Bonzi Wells". Posteriormente, a las críticas que un periodista vertió sobre su juego, respondió robándole el bolígrafo, pataleta de niño pequeño que fue sancionada con 10.000 $. Ahora ninguno queda en Memphis ¿casualidad o limpieza de vestuario? Sea lo que sea, Miami supo sacar provecho del asunto, porque ya se sabe "A rió revuelto, ganancia de pescadores". El otro base, Gary Payton, trae tras de si una fama de ego exacerbado que pocos en la liga podrían igualar. Antoine Walker, también parece tener problemas para saber quien es el que manda en el equipo, aunque sus problemas tal vez vayan mas encaminados a la llama "selección de tiro". Es de suponer que los interesados en su fichaje le habrán puesto las cartas sobre la mesa antes de firmar y que, a la mínima, Shaq alzará la voz.

Quinteto titular:

En el puesto de base, Jason Williams será el que parta como titular. Polémico como pocos, ha sufrido un pequeño cambio en su juego durante su estancia en Memphis. Sigue siendo alocado, pero con el paso de los años, la cordura va ganando terreno. A ver quién es más fuerte. Como es escolta, el equipo cuenta con uno de los proyectos de futuro más firmes y consolidados de la competición. Dwyane Wade, la sensación de la pasada temporada. Muchos serán los que coincidan en señalar que su repentino éxito viene dado por la presencia de O'Neal en el equipo, pero lo cierto es que quienes pusieron especial atención a los Playoff de 2004, pudieron adivinar ya que ese rookie tenía algo especial. En la posición de alero, James Posey será el que finalmente salga como 3., aportando fundamentalmente en el aspecto defensivo. Como ala-pívot, Udonis Haslem, todo un luchador que ha llegado a la liga a base de trabajo y trabajo, pero en el que el talento no abunda. En el puesto de pivot, poco que hablar. Tan solo con mencionar a Shaq ya esta todo dicho. Para más inri, fuentes cercanas al club aseguran que se ha presentado a la pretemporada con 8 kilos más de masa muscular. Las lesiones de finales de temporada le afectaron moralmente y este año no está dispuesto a que los problemas físicos le impidan cumplir su promesa del titulo para los de Florida. Ansiosos estamos de verle en acción.

Banquillo:

Gary Payton llega con la conocida urgencia del gran jugador sin anillo, como ocurrió en los Lakers y como ha ocurrido ahora. Llega por un año y cobrando el mínimo, y es que todo es poco con tal de estar al lado de Shaq. Con 37 años, este se antoja como su último tren. En la posición de escolta, Shandon Anderson, un jugador veterano y de sobra contrastado y Andre Emmet, que buscará oportunidades después de no haberlas tenido en Memphis. El propio Posey también podría ofrecer aquí minutos. En las posiciones de alero y ala-pívot, aparece un nombre propio: Antoine Walker. Se perfilaba como posible titular, pero parece que Stan Van Gundy optará por usarle como 6º hombre estrella, siendo un extraordinario relevo que da cuenta de las posibilidades de esta plantilla. Por detrás como aleros aparecen jóvenes como Jason Kapono o Dorell Wright (destino D-League si nadie lo remedia) y como ‘cuatro’, Wayne Simien, todo un ala-pivot que ha completado con éxito los 4 años de ciclo universitario en Kansas rayando a un espléndido nivel y siendo uno de los principales interiores a nivel universitario. Gran reboteador, con una extraordinaria agresividad que no debería tener excesivos problemas para hacerse un hueco en la liga. Como pívots de banquillo: un histórico en gran momento como Alonzo Mourning (lamentablemente por problemas renales es obvio que no podrá jugar todo el año al ritmo que el podría) y Michael Doleac.

Pronóstico:

Un equipo hecho por y para el anillo, si no consigue su objetivo, recibe el calificativo de fracaso. No hay más, no hay excusas, es un proyecto ganador y una plantilla extraordinaria. No se admiten peros.

ORLANDO MAGIC. RECUPERAR LA ILUSIÓN EN DISNEY WORLD

Demasiado tiempo lleva Orlando sin disfrutar de una buena temporada. Disfrutaron de la explosión y esplendor de Tracy McGrady, pero los resultados colectivos no terminaron de llegar. Tras el descalabro de la temporada 2003/04, la llegada de Francis y la elección de Dwight Howard, junto con la recuperación milagrosa de Grant Hill permitieron la recuperación. Pero la plantilla no es todo lo profunda que debería. Aún duele y mucho el desperdicio del número 11 del draft para elegir a un Fran Vázquez que decidió cambiar de opinión a última hora y una vez elegido para quedarse en la ACB, sin duda una oportunidad de la que se arrepienten en la franquicia. Ahora, deberán centrarse para su crecimiento en la progresión de los 3 rookies de la temporada pasada y en la mayor adaptación de Steve Francis al juego que le pida el entrenador (su paso a escolta parece inevitable a veces). Quinteto titular: Steve Francis. Mientras Brian Hill trata de convencerle para hacerle ver que lo mejor para el equipo puede ser su conversión a escolta, Franchise seguirá queriendo tener continuamente el balón en sus manos y dirigir el ataque. DeShawn Stevenson, mientras tanto, tratará de continuar con la progresión que vio cortada la temporada pasada. Llegados a este punto, deberíamos hablar de Grant Hill, que el año pasado vivió su feliz regreso, pero lamentablemente, el de Duke, por la maldición que suele perseguir a algunos jugadores de su universidad, ha sido víctima de una hernia que le mantendrá alejado de las canchas unas semanas. Hedo Turkoglu pasará pues de solvente recambio a titular. En la posición de ala-pívot, la gran esperanza del equipo, Dwight Howard, tendrá que ir aumentando su repertorio (lógico con 19 años) y afianzándose como excepcional proyecto de futuro. El año pasado a punto estuvo de arrebatarle el título de mejor rookie del año a Emeka Okafor y, gracias a su juventud, conserva un gran margen de mejora. Mientras que Kelvin Cato, como pívot, repartirá la leña que haga falta.

Banquillo:

Jameer Nelson demostró la temporada pasada en los partidos que pudo disputar como titular ser un jugador capaz de aportar cosas al equipo, buen defensor y más adecuado al puesto de base que Steve Francis. A otro que no le faltarán minutos será a Keyon Dooling, que llega procedente del gran rival, gracias sobre todo a su versatilidad para jugar tanto de base como de escolta. Hasta el regreso de Grant Hill, parece que Pat Garrity asumirá una mayor cantidad de minutos. Por dentro, Tony Battie dará descanso a la joya de la corona, mientras que Kasun, que nos hizo temer durante los primeros minutos de partido ante Croacia, seguirá progresando a la sombra de Kelvin Cato.

Pronóstico:

Sin refuerzos de renombre, la progresión de los jóvenes y la respuesta de Steve Francis a un posible cambio de posición marcarán las posibilidades del equipo. Los Playoff se presentan complicados.

WASHINGTON WIZARDS. SEGUIR HACIA DELANTE

No hay duda de que la baja de Larry Hughes será muy sensible, pero el equipo ha logrado refuerzos suficientes como para no preocuparse. El Big Trio que lograron conformar el año pasado se rompe, pero en cambio, llegan jugadores como Chucky Atkins, Antonio Daniels o Caron Butler. El reto de los Playoff continúa, y lo hace gracias a una plantilla joven, con ganas de demostrar su valía y con un backcourt de mucha pegada. Puede que en un futuro se arrepientan de haber traspasado a Kwame Brown, que éste con Phil Jackson se convierta en lo que llevan años queriéndonos vender y a veces lo ha parecido (partidos ocasionales, no vayamos a pensar): un muy buen jugador interior, pero, visto el rendimiento durante estos 4 años y las pretensiones económicas, han tomado la mejor decisión. Gilbert y Antawn tienen ahora la palabra.

Quinteto titular:

Gilbert Arenas dio la temporada pasada un salto cualitativo (el segundo en su carrera) y logró colarse en la élite anotadora de la liga. Este año toca reválida, aunque ahora no tendrá a Larry Hughes para salvarle las espaldas. Como complemento, dando una mayor dirección al juego y tal vez, haciendo que Gilbert vuelva a sus orígenes de escolta, Antonio Daniels, que cambió el Estado de Washington por la ciudad de Washington D.C. . Antawn Jamison volvió el año pasado por sus fueros (tras ser el mejor 6º hombre en Dallas) y este año pasará a ser (esta vez más claramente) la segunda referencia ofensiva del equipo. ¿Repetirá este backcourt los mismos logros que el del año pasado? Jared Jeffries repite su titularidad conseguida a base de esfuerzo, trabajo… y deméritos de Kwame. Su posibilidad de jugar tanto por dentro como por fueran será una baza a jugar por Eddie Jordan. Por su parte, Brendan Haywood seguirá aportando fuerza en la pintura, ofreciendo el resultado al que nos tiene acostumbrados.

Banquillo:

Chucky Atkins, que fuera el año pasado de los pocos que cumplieron con las expectativas en los Lakers, será el encargado de dar descanso a Gilbert Arenas, ofreciendo una mayor dirección al equipo. Jarvis Hayes, que se encuentra ante una buena oportunidad para terminar de explotar, tendrá sus minutos como escolta suplente. Su aportación debería ir in crescendo. Caron Butler se presenta ante una de sus grandes oportunidades: jugar como escolta en la Conferencia Este, donde bien puede aprovechar la superioridad física sobre sus rivales. Se espera una buena temporada... pero salvo problema, lo hará como alero suplente, aportando una buena dosis de anotación desde el banquillo. En la posición de ala-pívot, Andray Baltche pudo haber gozado de alguna oportunidad, pero aún se encuentra convaleciente del balazo recibido en un atraco en las cercanías de su casa. Así pues, serán Michael Ruffin, Ethan Thomas y el recién llegado Calvin Booth quienes se encarguen de repartir la leña por dentro.

Pronóstico:

Si todo sigue su curso, por plantilla no deberían tener problemas para colarse en los Playoff.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Radio City Music Hall Christmas Show in Disarray After Strike
Friday, November 04, 2005 Posted 6:51 PM GMT Fans of New York City's annual festive variety show at Radio City Music Hall have been left devastated by a musicians' strike prompting show bosses to play ...
Just like so many Americans my friend loves the clubs and pop r & b lyrics so he went ahead and built an awesome website about pop r & b lyrics. When he's in high spirit he goes to the site and start reciting all his favorite pop r & b lyrics. Says it's good for the heart. Guess what? I gave it a shot and it works great!

Anónimo dijo...

Great blog... I love it! Can I bookmark you and tell a friend? Sometimes I find a great blog like yours and my friends really like them too.

I'm just learning about blogs, but I really like what you've done here. I'm just getting started with my site about: Surf Boards but it's still under development.

super job! keep it up...
good day.