martes, septiembre 30, 2008

La Previa 2008-09. Charlotte Bobcats


Los Bobcats quieren ir en serio. Tras un año plagado de lesiones, se han dejado de experimentos con Sam Vincent y se han puesto en manos de Larry Brown. Un entrenador de categoría con el que pretenden dejar de ser “el equipo de expansión” para ser de una vez por todas una franquicia más en la liga.

LA EXPERIENCIA ES UN GRADO


Si Charlotte tiene mucho que demostrar este año, no menos debe hacerlo su entrenador. Larry Brown pecó de valentía tratando de sacar algo de provecho de la Gran Manzana en el momento equivocado. Como era de esperar, salió de allí escaldado.


Regresa ahora con cuentas pendientes, con la necesidad de demostrar a sus años que aún conserva el toque ganador que devolvió a los Pistons a la gloria y que llevó a Philadelphia hasta las puertas de ella.


En vista de los precedentes, si hay algo claro es que los Bobcats defenderán con todo, saldrán a morder y trabajarán como nunca. El plan de choque promete ser uno de los grandes atractivos del comienzo de temporada, junto a las apuestas por ver quién será el primer jugador de la plantilla en visitar la enfermería, víctima de la maldición que parece sufrir el equipo.


Porque, lejos del entrenador, las grandes novedades de cara al nuevo curso baloncestístico son nombres que ya eran conocidos en el Estado de Carolina del Norte (en algún caso nunca mejor dicho). La carrera de Sean May sigue tristemente marcada por las lesiones, mientras que Adam Morrison se perdió todo el año por culpa de una lesión en pretemporada.


El video de su rodilla sucumbiendo a un ‘dribbling’ de ¡Luke Walton! Dio la vuelta al mundo de la canasta.

Si de hablar de caras nuevas se trata, la principal incorporación es la de DJ Augustin, uno de los bases que más atención acaparaban de cara al draft. Un base de gran poder ofensivo y no exento de talento a la hora de distribuir el balón, heredero de las riendas de Texas tras la marcha de Kevin Durant.

Su elección, sin embargo, resultó sorprendente, puesto que ya contaban con un base joven y de calidad como Raymond Felton.


Con la otra primera ronda de que disponían, seleccionaron a un jugador muy verde, Alex Ajinca, en contraposición a lo que venían haciendo durante sus primeros años de historia. Un pívot europeo con mínima experiencia, la historia de siempre. Al parecer, sus buenos ‘workouts’ le sirvieron para ser elegido.


En esta última semana, trataron de hacerse con los servicios de Carl Landry, pero los Rockets no tardaron en igualar la oferta. Hacen bien en preocuparse por su juego interior, porque no van precisamente sobrados de hombres en la pintura.


CON LA ÚNICA DUDA DEL PÍVOT

Salvo movimientos de última hora, el quinteto de Charlotte lucirá de la misma forma que lo hiciera en la segunda mitad de la pasada temporada. La única variación sería la hipotética entrada de otro ‘cuatro’ en la formación, desplazando a Nazr Mohammed al banquillo.


A pesar de la elección de DJ Augustin, no hay razones para pensar que Felton pueda perder su titularidad en el equipo. Un hombre seguro en ataque, activo en defensa y capacitado para ser el mejor anotador tras los dos aleros. El último año pasó más tiempo del acostumbrado en la posición de escolta, pero en caso de no volver a aparecer lesiones de por medio, es improbable que la situación vuelva a repetirse.


En las alas, como ya hemos dicho, reside la gran mayoría potencial anotador de este equipo. Un gran desequilibrio que a la vista de la plantilla, no tendrá solución este año.


Jason Richardson aprovechó como nadie su estancia en un equipo de tan bajo perfil para reivindicarse como el gran anotador que era. Tras una última temporada decepcionante (aunque los problemas físicos también tuvieron algo que ver) en los Warriors, J-Rich volvió a sentirse una estrella, con la muñeca afilada y anotando mejor que nunca desde posiciones exteriores, algo que supo agradecer un equipo que andaba falto de buenos tiradores.

Porque Gerald Wallace es también un gran anotador, pero su porcentaje de puntos conseguidos dentro de la pintura debe andar al mismo nivel que los de un pívot, gracias a su excelente capacidad para llegar a la canasta contraria. Se mostró más suelto desde fuera que en otras ocasiones, pero no por ello más acertado. Sin embargo, sigue siendo el jugador más completo de esta plantilla.

La gran noticia del año en la franquicia tuvo que ser la salud de Emeka Okafor. Acostumbrado a sufrir constantes problemas de espalda, poder disputar por primera vez los 82 partidos de liga regular es un alivio… y no sólo para el jugador. Con un juego interior tan pobre, gran parte de las opciones del equipo para no salir vapuleados en la pintura descansan sobre sus hombres.

De ahí las urgencias por conseguirle un compañero fiable. De momento, deberán conformarse con Nazr Mohammed, todo un especialista en producir grandes números en equipos pequeños. Lo hizo en New York y aquello le valió un contrato con los San Antonio Spurs. Acostumbrados a acertar, los de Popovich no tardaron en darse cuenta de que aquella no era la solución a su eterno dilema de la pareja de Duncan, aunque por el camino el bueno de Nazr salió con un anillo.


UN BANQUILLO POBRE… HASTA QUE SE DEMUESTRE LO CONTRARIO


Sobre el papel, los Bobcats presentan uno de los banquillos más endebles de la competición (rivalizando con Atlanta). La vuelta en buena forma de algunos de sus jugadores se presenta como la clave para librarse de ese cartel honorífico.


Como único recambio de Felton se presenta DJ Augustin, un base sobre el que se tienen muchas esperanzas de futuro. Por el momento, lo único seguro es que no se ajusta al perfil de Brown, puesto que su gran punto débil se presenta en la defensa. Por el contrario, en ataque es donde hace gala de sus principales armas para hacer ruido en la liga, con un buen tiro y una no desdeñable capacidad de penetración, herramientas a las que suma una visión de juego aceptable.

Como sustituto de Richardson se presenta una de las grandes decepciones del draft de 2006, Adam Morrison. La ‘nueva esperanza blanca’ se ha quedado por el momento en un jugador con un buen tiro y una cabeza muy bien amueblada. Nada de florituras, ni un potencial anotador sobresaliente que puedan justificar los elogios que recibió antes de dar el salto a la NBA. Tiene mucho que demostrar… y quizá no se encuentre en la mejor situación para hacerlo.

Como alero suplente parte Jared Dudley, probablemente lo más parecido que hay a un defensor exterior en todo el banquillo. Para hacerse una idea de la situación por la que atraviesan. Llegado el momento, puede actuar como comodín, pasando a jugar de ala-pívot y dejando su puesto al siempre presente Matt Carroll.


Sin hacer mucho ruido, Carroll se sitúa como un jugador fiable, el segundo mejor tirador del equipo. Poco amigo de crearse sus propios tiros, pero efectivo cuando se trata de rematar la jugada.


Ese intercambio de cromos vendría provocado precisamente por la falta de efectivos en el juego interior, donde Sean May es el único jugador en el que poder confiar. Cuando ha estado sano, ha demostrado su sobrada clase en ataque, haciendo valer también su cuerpo para asegurar el rebote en defensa. Sin embargo, sus constantes problemas físicos le están impidiendo disfrutar de lo que podría ser una carrera más que aceptable.


En su ausencia, sólo quedan como alternativas Jermareo Davidson y Alex Ajinca, dos jugadores sin apenas rodaje que no ofrecen soluciones para una situación tan alarmante como la de los jugadores interiores de Charlotte.


PRONÓSTICO.


Pongamos que todos se mantienen sanos. Pongamos que las lesiones apenas al afectado al rendimiento de Adam Morrison y Sean May. Pongamos que la elección de DJ Augustin se demuestra como un acierto. En ese caso, formarán parte del grueso de equipos que luchen por hacerse con las últimas plazas que den acceso a la postemporada.


El juego interior es demasiado escaso como para concederles más oportunidades. Quizá debieran sacrificar a uno de tantos exteriores para conseguir más ayuda en la pintura y consolidar sus opciones de aparecer a finales de abril vestidos de corto.

5 comentarios:

jr dijo...

Candidatos son a luchar a muerte por las dos últimas posiciones que den acceso a los playoffs. En este equipo, más que en ningún otro, es fundamental que la gente no se lesione.

J. Mercadal dijo...

Acabo de realizarle yo también el repaso a este equipo y más o menos saco las mismas conclusiones que tu.

Aunque yo también creo que tanto Okafor como Richardson deben dar un paso adelante como teóricos líderes del equipo. Obviando por un momento las lesiones estos Bobcats a mi me parecen un gran conjunto de jugadores pero con una importante carencia de liderazgo. Quizás el fichaje de Brown venga también por esa dirección, la de intentar crear un bloque poderoso debido a la carencia de líderes individuales.

Por cierto, enhorabuena por los análisis que estás haciendo. Muy completos, si señor.

BigBen dijo...

les falta un interior de mas garantias de lo que a priori puede ofrecer okafor, eso si, la experiencia de larry brown puede ser muy importante para que este año puedan meterse por fin en PlayOffs

Baerd dijo...

Cortisimos por dentro para mi otro año mas sin oler los PO de esta franquicia que para mi gusto ni lo acaba de hacer con coherencia ni camina hacia ningun lado. el juego interior es de risa, Okafor esta muy solo, y la plantilla tiene una tendencia a las lesiones superior incluso a los Rockets.

Y este año analiza todos(emoticon de sacar la lengua simpatico va aqui)

Jorge Ramiro dijo...

Desde que hice mi primer viaje a EEUU comencé a interesarme por el basket, y hoy en dia sigo todos los partidos. Me gusta disfrutar de cada partido aunque desde hace rato creo que debería cambiar mi tele para vivirlos con mejor definición. Por eso voy a ir a fravega a consultar precios