martes, agosto 05, 2008

Tarence Kinsey, Steve Novak, Bobby Jones y otros temporeros

Tarence Kinsey se convirtió en el primer agente libre que fichan los Cleveland Cavaliers este verano. Seguro que cuando el agente de LeBron le comentó a su representado la noticia, debió ponerse a dar saltos de alegría allá donde esté en China.

- "Danny Ferry se ha movido del sofá"

- "¿Se le ha roto el mando de la tele?"

- "No, no, ha fichado a un jugador".

Claro que las sonrisas se tornarán en lágrimas cuando se entere de quién ha sido el elegido. A estas alturas de blog, resultaría inocente tratar de ocultar mi más altas reticencias hacia este jugador (para más información, lea este artículo). Lo cierto es que lo suyo siempre me pareció flor de un día, último clavo ardiendo al que agarrarse para continuar en la liga. Los Grizzlies me dieron la razón cortándole y su paupérrimo paso por la Euroliga con el Fenerbahce lo ratificó.

Al menos cobrará sólo el mínimo salarial, aunque el contrato incluye una 'Team Option' por si en Cleveland estuvieran interesados en mantener a este alero. Un fichaje de muy bajos vuelos que podría permitirnos asistir de nuevo a la maravillosa escena que protagonizó LeBron en su día.

- "¿Qué te parece la incorporación de Sasha Pavlovic?"

- "¿Qué? Creí que habíamos fichado a un tío que se llamaba Aleksander"

Pero si hablamos de temporeros, el paradigma moderno por excelencia es el de Bobby Jones, que tendrá en los Miami Heat su séptimo equipo en poco más de dos años. Hace poco relatábamos aquí esta circunstancia, y poco menos de una semana después, ya tenemos una nueva franquicia que añadir a la lista. Como estaba ya previsto, los Knicks lo cortaron y son ahora los Heat quienes reclaman sus servicios.

Los de Florida nos agasajan todos los años con una ristra de jugadores desconocidos que permanecen bajo la disciplina del equipo durante la pretemporada. Hablamos de los Robert Hite, Joel Anthony, Vincent Grier y compañía. La peor noticia de todas es que algunos de ellos acaba quedándose en nómina, lo que en este caso no haría más que hablar del decadente estado en el que se encuentra la organización dirigida por Pat Riley.

También pasará una temporada al sol Steve Novak, que parece haberse convertido en la primera víctima de la llegada de Ron Artest. A laa sobrepoblación de 'forwards' se suma la presencia de tres nombres como Tracy McGrady, Ron Artest y Shane Battier, que aglutinarán gran parte de los minutos y hace prescindible a algunos de los hombres de banquillo. Así pues, los Houston Rockets traspasaron al ala-pívot de Marquette a Los Angeles Clippers a cambio de 'draft considerations'.

Aunque aún no está claro qué tipo de consideraciones serán esas, todo parece indicar que se trataría de un intercambio de segundas rondas, algo que en ningún caso ocurrirá a corto plazo puesto que ambos equipos tienen comprometidas sus próximas elecciones.

De escasa repercusión hasta el momento (salvo un triple que le dio la victoria a su equipo ante Sacramento), de Novak se ha llegado a decir (en boca de McGrady) que es uno de los mejores tiradores que ha visto en su vida. Ahora en los Clippers como sustituto de Nick Fazekas (aunque son jugadores diferentes, ocuparán la misma posición en el banquillo), tiene una nueva oportunidad de buscar un hueco en la liga.

Otro de los asiduos a los minutos de la basura es Shannon Brown. A pesar de haberse presentado al draft con credenciales relativamente buenas, hasta el momento su rendimiento ha estado por debajo de lo esperado, tanto en Cleveland Cavaliers como en Chicago Bulls. Según comenta su agente, su próximo destino serán los Charlotte Bobcats. Desde luego que ponerse a las órdenes de Larry Brown no es la mejor forma de suplicar una oportunidad.

Desde luego que ninguno de los tres jugadores que formaron el trío que colocó a Michigan State en una Final Four (Paul Davis, Maurice Ager y el propio Shannon) está teniendo suerte en el inicio de sus carreras. Lo cierto es que las oportunidades se agotan, aunque tener nombre de mujer despampanante le puede ayudar a seguir vagando por la liga.

El que ya no podrá seguir haciéndolo (al menos de momento) es Carlos Arroyo. Y es que tratar de hacerle la vida imposible al USA Team en las competiciones internacionales al final se acaba pagando. Iluso de aquel que piense que así se consigue un buen contrato. Con los Magic muy cortos de dinero, el jugador puertorriqueño se ha decidido por el Maccabi Tel-Aviv, que le pagará 7.5 millones de dólares por las próximas 3 temporadas.

1 comentario:

jr dijo...

A Novack lo considero un jugador interesante. Los clippers se han deshecho de Fazekas por lo que tiene un hueco.