sábado, agosto 30, 2008

¿Será Darius Miles el primero?

Hace unos días conocíamos la noticia que se llevaba fraguando desde hace ya un mes: Darius Miles firmó un contrato no garantizado con los Boston Celtics, tratando de convertirse en el primer jugador de la historia que, tras haberle sido diagnosticada por la NBA una "career-ending injury" (una lesión que le cuesta la retirada, ahora entraremos un poco más a fondo), consigue volver a jugar en la liga.

Gran noticia para un jugador al que en su día le prestamos su merecida atención... en asuntos extradeportivos.

Tras la que había sido la mejor temporada de su controvertida carrera, Miles se sometió a una operación en la rodilla mediante microfractura en noviembre de 2006 que, hasta hoy, le ha tenido apartado de las canchas de juego.

Ante la perspectiva de que no pudiera volver a jugar al baloncesto, y con aún 18 millones de dólares por cobrar, los Portland Trail Blazers decidieron recurrir a la liga para tratar de librarse de buena parte de su salario.


Mediante este procedimiento, si el equipo médico de la liga determina que una lesión impedirá al jugador volver a vestirse de corto, su salario deja de contar en el espacio salarial, aunque el equipo deberá seguir pagándole (una compañía aseguradora se hizo cargo de gran parte del sueldo de Darius Miles).
Una forma más de ganar espacio salarial.

No obstante, la decisión no es definitiva. En caso de que el jugador diagnosticado volviera a jugar 10 partidos de liga con cualquier otro equipo, estando su antiguo contrato aún en vigor, las cantidades volverían a contar en el 'payroll' de la franquicia. De ahí la polémica que comenzó la liga en privado y llevó el Oregonian al público.


En primer lugar, tras conocer el interés de algunos equipos en contratar a Darius Miles, la NBA mandó una misiva a las 30 franquicias, informando de que el jugador aún estaba pendiente de cumplir una sanción de 10 partidos. Es decir, estaba compartiendo información médica de un jugador que ya no juega en la liga y está oficialmente retirado.


En segundo lugar, el Oregonian publicó al poco tiempo esta información. Esto es, un diario se hacía eco de una información que se suponía era exclusiva para las franquicias. Casualmente, un diario de Portland, la única franquicia que estaría interesada en que Miles no se vistiera de corto.


Y para rematar la faena, esos 10 partidos. A primera vista, no llama la atención... hasta que se conoce que esa sanción únicamente es posible por dos razones: por la cuarta violación del programa anti-drogas o por uso de sustancias que podrían mejorar el rendimiento deportivo (conocidas como SPED's).


El programa anti-drogas de la NBA establece sanciones escalonadas para sus infractores. Así, cuando un jugador cae por primera vez, se le inscribe en el programa de abuso de sustancias (una información que, obviamente, nunca se hace pública por respeto a su privacidad). Con el segundo positivo, la liga establece una multa de 25.000 dólares. Al tercero, una sanción de 5 partidos. Al cuarto, 10. Y así en lo sucesivo.


Puesto que Miles nunca fue sancionado con 5 partidos anteriormente, sólo quedaba una posibildad: positivo por SPED's. En resumen: indirectamente, la liga primero, y el periódico después, estaban informando de que la infracción era por uso de estas "otras sustancias". Evidentemente, no se tardó en apuntar que el polémico alero podría estar usando esas sustancias para acelerar su recuperación de una lesión que le había costado su carrera deportiva.

Días más tarde, la ESPN apuntó a la Fentermina, un supresor del apetito, considerado como estimulante y que en otras competiciones, ha conllevado graves sanciones. Por ejemplo, Peruzzi, ex portero de la Juventus, recibió un año de sanción por esta misma causa.

De cualquier forma, los equipos decidieron ignorar esta advertencia. Tras hacer entrenamientos privados con Phoenix, Boston, Dallas y New Jersey, Darius Miles se decidió a fichar por los vigentes campeones, que le ofrecieron un contrato no garantizado.

En esta situación, si Miles consigue quedarse en la plantilla definitiva de Boston y, tras cumplir la sanción que aún le queda pendiente, juega 10 partidos, sus 18 millones de dólares en salario volverán a contar en los libros de Portland. Esta consecuencia, que resultaría devastadora para el 80% de equipos de la liga, no supondrá un grave quebradero de cabeza para los de Oregon.

Y es que, aunque en los próximos años deberán renovar a sus ilusionantes piezas de futuro (y presente), esta temporada liberarán la escalofriante cifra de 35 millones de dólares, mientras que para cuando entren en vigor las futuras renovaciones de Brandon Roy y Lamarcus Aldridge (que serán los primeros en hacerlo), el contrato de Miles habrá terminado.

Lo que se suele conocer como "planificación".

Así pues, el fichaje de Darius Miles no tiene la más mínima intención de perjudicar la situación económica de un posible contrincante en el mercado, sino la de tener la posibilidad de conseguir una gran incorporación a precio de saldo.

Al fin y al cabo, los Celtics son el equipo mejor colocado para someterse a estos experimentos. Si sale bien, contarán con un refuerzo de lujo para las alas. De lo contrario, han trabajado bien durante el verano para reforzar el banquillo y, en caso de que el jugador no esté en condiciones de hacer su regreso, las opciones del equipo no se verían afectadas.

BILL WALKER Y JR GIDDENS, DOS NOVATOS LLENOS DE INCÓGNITAS

Y es que, al mismo tiempo, el equipo aseguró la presencia de los otros dos novatos que quedaban por firmar, JR Giddens y Bill Walker.

JR Giddens fue seleccionado con el número 30 por los propios Celtics. Comenzó su carrera en Kansas, pero a su prometedor inicio le siguión una temporada 'sophomore' marcada por los problemas extradeportivos y las críticas por parte de la prensa. La situación llegó con sus compañeros y su entrenador llegó a tal punto que decidió que lo mejor era un cambio de aires.

Así, decidió marcharse a New Mexico, donde ocuparía el lugar que había dejado Danny Granger. Tras pasar un año en blanco (las reglas de la NCAA establecen que debe pasar un año antes de que el jugador pueda jugar con su nueva universidad), su llegada a un equipo de menor entidad le benefició en su juego, pero no así en su carácter: su entrenador decidió suspenderle en febrero por actitud perjudicial para el equipo.

Tuvo que llegar este momento para que su conducta cambiara y comenzara a mostrar signos de madurez (según señalan sitios especializados), convertirse en lider del equipo. Llega ahora a Boston, donde las exigencias de jugar para un vigente campeón de la NBA pondrán a prueba sus condiciones.

Por su parte, Bill Walker salió del instituto con un cartel inmejorable, pero las lesiones se han encargado de nublar lo que muchos anunciaban como una carrera prometedora. A sus 20 años (cumplirá 21 antes de que empiece la temporada) se ha roto el ligamento anterior cruzado en las dos rodillas, y el pasado mes de junio volvió a hacerse daño en la rodilla derecha.

Seleccionado por los Washington Wizards en el puesto 47 del último draft, y adquirido por Boston a cambio de 'cash considerations', el que fuera escudero de Michael Beasley en Kansas State supone también un movimiento de "escaso riesgo y alta recompensa" ('low risk, high reward' para los más anglosajones) por parte de Danny Ainge.

Cuando eres campeón, estas licencias están permitidas.

9 comentarios:

Mo Sweat dijo...

Siempre he estado enamorado del potencial baloncestístico de Darius Miles, lástima que le ha faltado cabeza y ha decepcionado bastante.
Ojalá en esta nueva etapa, consiga estar mas centrado y sea capaz de lograr mucho más que ser el suplente de Kevin Garnett.

Richi dijo...

Un aplauso por lo bien que has tratado este tema

Saludos

McClane dijo...

Yo creo que en Boston le pueden ir bien las cosas. Si está recuperado, seguro que los veteranos le tienen atado en corto y no da problemas fuera de la cancha.

michigan dijo...

Cierto, el Trío Maravillas será el que tenga que encargarse de mantenerle a raya.

Espero que el hecho de estar en un equipo con aspiraciones muy serias le haga centrarse.

A mi, como a mo sweat, me intrigaba mucho lo que era capaz de hacer Miles. Sobre todo por sus increíbles cualidades físicas.

A ver si le podemos ver en pretemporada y comprobar cómo está esa rodilla.

Estos días han recuperado la portada de ¿Sports Illustrated? (ahora mismo tengo dudas) en la que salían KG y Miles, y el primero presentaba al segundo como el nuevo fenómeno de High School. La de vueltas que da la vida.

sixers29 dijo...

el ver cómo está darius miles será uno de los atractivos de la pretemporada, ojalá se haya recuperado de su rodilla y si puede ser, que su cabeza esté mejor amueblada.
Excelente post!!

BigBen dijo...

cuando hay partidos de pretemporada de una vez?

michigan dijo...

Pues me temo que aún tenemos que esperar hasta el 5 de octubre para que empiece la pretemporada. Y hasta el día 8 para ver el posible regreso de Darius Miles.

Ya hay mono, ¿Eh?

dennis_mora91 dijo...

Como dice heroe, has tratado y explicado muy bien la situacion de Darius Miles, estaria bien que volviera y le veamos jugar como antaño.

maria jose sandino aguilera dijo...

Hola un gusto saludarle ,

He visto su sitio y me parece muy atractivo , soy webmaster de sitios de apuestas y estoy interesada en ofrocerle un intercambio de articulos relacionados a su sitio ,para mas detalles por favor contacte conmigo .

Mary,
webmaster,seosolutions
maria.jose.sandino@hotmail.com