miércoles, agosto 13, 2008

Los Cleveland Cavaliers se hacen con Maurice Williams en un traspaso a tres bandas

Los Cleveland Cavaliers se hicieron con los servicios de Maurice Williams en un traspaso a tres bandas que involucró a Oklahoma City y los Milwaukee Bucks y a nada menos que seis jugadores. Una vez más, la franquicia de Ohio trata de acertar con la incorporación de un anotador que sea capaz de rendir a buen nivel al lado de LeBron. ¿Será éste capaz de hacerlo?

Para tratar de clarificar la situación en los siempre complicados traspasos a tres bandas, analizaremos la actuación de cada una de las tres franquicias por separado.

CLEVELAND CAVALIERS BUSCA A SU ENÉSIMO ANOTADOR

Como ya ocurriera en anteriores entregas, los Cavs han tratado de incorporar a un anotador solvente, que sea capaz de producir en ataque cuando LeBron no está en cancha o de hacerlo sin depender de alguno de los recursos de éste. Esa será la misión de Maurice Williams, que llega a cambio de Damon Jones y Joe Smith, dos jugadores que acaban contrato la temporada que viene.

Y es que si atendemos a la acuciante situación salarial por la que atraviesa la franquicia dirigida por Danny Ferry, la única forma de aspirar a un jugador de nivel sin complicar aún más la nómina de salarios del equipo, es aprovechar los 'expirings'. Eso es, ni más ni menos, lo que han intentado. Y, sobre el papel, la jugada no ha salido mal.

Cierto es que la dirección no es el gran fuerte de Williams, pero a fin de cuentas no era eso lo que andaban buscando, como tampoco era lo que tenían con jugadores como Delonte West, Daniel Gibson, o el propio Damon Jones. No en vano, en los últimos veranos, los Cavaliers han tratado por sistema de poner en el puesto de 'uno' (que no director de juego en este caso) a un jugador con buena mano y una decente capacidad ofensiva, un desatascador que ayude en la anotación a LeBron.

Queda lejos de toda duda que Maurice Williams responde a ese mismo perfil, sólo que un escalón por encima de los mencionados. Por contra (porque aquí nadie obtiene algo a cambio de nada, salvo que hablemos de los Spurs), sacrificarán en defensa, hoy por hoy la mayor lacra del base de Alabama. Junto a ello, un contrato nada apetecible, puesto que le restan por cobrar 43 millones de dólares durante las cinco próximas temporadas.

La salida de Joe Smith, un antiguo número 1 del draft que está sabiendo envejecer, puede ser cubierta por JJ Hickson. El 'rookie', seleccionado en el puesto 19 del último sorteo universitario, fue una de las gratas sorpresas de la Liga de Verano de Las Vegas, y su actuación parece haber convencido al cuerpo técnico de la franquicia, que con este traspaso, le abre un hueco en la rotación que antes no tenía.

Por su parte, queda por resolver la continuidad de Delonte West. La incorporación de Williams le convierte en prescindible, por lo que es de esperar (lo contrario hablaría de Ferry, aunque eso no es difícil) que no siga exigiendo para su renovación cantidades similares a las de Daniel Gibson. Como alternativas, le quedan aceptar la Qualifying Offer de 2.8 millones de dólares y salir al mercado la temporada que viene. En su caso, conviene recordar, llegaron a salir rumores de un posible interés por parte del Dínamo de Moscú.

OKLAHOMA CITY SIGUE CON SU REMODELACIÓN

Utilizaremos remodelación para no desgastar el término reconstrucción, que ya cansa y no hace risa. Lo que no cambia es que Sam Presti quiere darle un lavado de cara a la franquicia, aprovechando su mudanza a Oklahoma, y anda inmerso en las tareas de desescombro. De esta forma, llegan Joe Smith y Desmond Mason, dos jugadores que acaban contrato la temporada que viene, a cambio de Luke Ridnour y Adrian Griffin.

Con las dos nuevas incorporaciones, junto con la presencia en el equipo de Chris Wilcox y Donyell Marshall, los ¿Thunder? acumulan de cara al verano de 2009 la nada desdeñable cifra de 23 millones de dólares en 'expirings', lo que les colocará en una situación económica aún más ventajosa que la que ya disfrutaban. Como quiera que el ínclito Bennett se quejaba de las constantes pérdidas de su equipo, su GM obedece al pie de la letra y va recortando gastos.

Pero éste no es el único beneficio que obtienen los anteriormente conocidos como Sonics en el traspaso. La salida de Luke Ridnour ayudará a allanar el camino para Russell Westbrook, el novato elegido (para sorpresa de muchos) en el puesto número cuatro del último 'draft' y cuyo juego nos sorprendió a todos en la Orlando Summer League. Sin Ridnour, tendrá tiempo de juego suficiente para demostrar si aquello fue un espejismo o si de verdad sabe sacar tanto proyecto a ese espectacular físico.

Por otra parte, vuelven a refozar el debilitado juego interior, que la temporada anterior pasó por ser uno de los más flojos de todo el campe
onato. Sin duda la llegada de Joe Smith, que ya sorprendió gratamente en Chicago y Cleveland, ayudará a paliar esos defectos.

Junto a él, llega Desmond Mason, una incorporación cuya importancia va más por el camino del anecdotario que el de la relevancia deportiva. No en vano, el suyo será un doble regreso: regresa a la franqucia en la que despegó su carrera (de aquellos tiempos en los que era un buen anotador) y regresa a Oklahoma, Estado en el que pasó su carrera universitaria como miembro de los Oklahoma State Cowboys.

MILWAUKEE HA TARDADO UN AÑO EN ARREPENTIRSE DE LA RENOVACIÓN DE WILLIAMS

O al menos eso es lo que se desprende de este movimiento. El verano pasado, el base seleccionado en el puesto 37 del draft de 2003, firmó una renovación valorada en 50 millones de dólares. Un año más tarde, lo empaquetan junto a Desmond Mason a cambio de Luke Ridnour y Adrian Griffin.

Dicho de otra forma, cambiar a un base anotador y con un contrato largo por un base más director, con un contrato mucho más asequible y cuyas aspiraciones económicas nunca serán tan abultadas. El comienzo de la carrera de Ridnour nos hizo pensar a algunos que estábamos ante un buen base, pero el tiempo ha acabado dejándolo en un director aceptable y un defensor sin cadera. No mucho más de lo que necesitarán los Bucks con un equipo tan talentoso en ataque.

Junto a él, dos males menores, que en el mejor de los casos dejarán libre el mismo salario que hubiera liberado Desmond Mason. Para el puesto de base, Ramon Sessions se perfila como una alternativa más fiable que Damon Jones. Es de esperar que comience la temporada como tercer base, y conforme vayan avanzando las fechas, suba puestos en la rotación en caso de confirmar lo apuntado en su excelente final de temporada.

Mientras tanto, Adrian Griffin aportará experiencia y defensa, aunque sus minutos podrían verse (lógicamente) muy limitados.

5 comentarios:

jr dijo...

Bueno, bueno, menudo análisis. Yo creo que los Cavs salen ganando con Maurice Williams, al que le gusta más anotar que pasar, y los Bucks también ya que obtienen a otro base de perfil organizador que se compagine con su gran apuesta, Ramon Sessions. Los Thunder o como se llamen se llevan las sobras. Joe Smith puede aportar rebote y fuerza interior pero ya no está para dar muchos saltitos.

avenida dijo...

A ver que tal Ridnour lejos de Seattle, donde para mi no le han dejado demostrar nada, poniendo siempre a Watson por delante...Y Mo Will, pues a darle bolas a Lebron y poco mas.

michigan dijo...

Creo que los Cavaliers han contratado a Maurice Williams para todo lo contrario, para que sea capaz de ofrecerles una vía alternativa de anotación.

Cosa que, dicho sea de paso, hasta ahora no les ha dado un buen resultado. Hughes fracasó, West y Szczerbiak igual.

BigBen dijo...

creo que es un buen traspaso para los tres:

cleveland consigue un tio que enchufe cuando no este james pero a cambio se lleva el super contrato de los 43 kilos de mo williams

o-city, maniobra tipica para liberar salario y una cantidad enorme por cierto

y milwakee por fin se han dado cuenta de que tienen un proyecto interesante y ademas con sessions y ridnour creo que tienen bases de sobra.

Alex de Large dijo...

Dicen que Skiles vio los 82 partidos de los Bucks de la temporada 2007-2008 justo después de su llegada, y que cuando acabo de ver el ultimo, puso transferible a Maurice Willliams en vez de a Michael Redd, es que realmente, después del fichaje de Jefferson, no tiene ningun sentido mantener a ese trio, de Mo y Redd sobraba uno.

Para mi es un traspaso en el que todos ganan, Williams seguro que sera una segunda opcion solida para los Cavaliers, Lebron tiene todo lo que Redd no tiene, aunque su punto mas debil sea justamente, el punto mas fuerte de Redd. Se pueden compenetrar bien.