martes, julio 29, 2008

Kwame Brown a Detroit, Ricky Davis a Clippers y Nenad Krstic a... Moscú

Siguen los movimientos en este verano de tirones. Cada comienzo de semana asistimos a la confirmación de unos cuantos fichajes, y ya hemos tenido nuestra particular ración. Con sorpresas, como la llegada de Ricky Davis a los Clippers, con incertidumbres, como la que crea Kwame Brown en Detroit, y con noticias anunciadas, como el regreso de Nenad Krstic a Europa. Además, Will Solomon hace el camino a la inversa y regresa a la NBA, mientras que los Sixers contratan a Kareem Rush como tirador.

Los Clippers no paran de moverse desde que comenzó julio. En sólo un mes han lavado por completo la cara de la franquicia y, sobre el papel, han reaccionado bien (salvo el traspaso de Brevin Knight) a las trabas que se han encontrado por el camino. En el penúltimo episodio, han llenado el hueco que iba a ocupar Kelenna Azubuike con el fichaje de Ricky Davis, que llega con un contrato por dos temporadas, la segunda de ellas opcional.

Aunque los términos económicos no se han desvelado, el hecho de que se haya incluido una Player Option indica que el contrato está muy probablemente por debajo del 'caché' del jugador, por lo que las cantidades acordadas podrían no andar muy alejadas de esos tres millones al año que había firmado inicialmente Azubuike. Habrá que permanecer atentos, pues.

Es la oportunidad de Davis para reflotar una carrerea que, si bien nunca fue fulgurante, en su corto paso por Miami ha rozado lo mediocre. Llega a la franquicia angelina con el cartel de anotador desde el banco, de buen suplente para las alas que permitirá incluso poner sobre el parqué una alineación de hombres pequeños, pasando a Al Thornton al puesto de 'cuatro' y practicar un baloncesto más rápido y directo. A pesar de su trayectoria descendente, diremos a su favor que en las últimas temporadas ha experimentado una más que aceptable mejora en el tiro exterior.

El que no tiene que reflotar su carrera es Kwame Brown. Más que nada porque su carrera nunca llegó a estar en la superficie. Lejos quedan los tiempos del número 1 que trataba de explotar en Washington. Con Phil Jackson acabó por convertirse en un interior defensivo muy decente y con tal etiqueta llega a los Pistons. A cambio, percibirá 8 millones de dólares por 2 temporadas, un buen pellizco visto lo poco que ofrece el jugador. El segundo año del acuerdo es opcional, por lo que el verano que viene el jugador podría volver a salir del mercado... y los Pistons librarse del bulto.

Queda lejos de duda que la gestión de Joe Dumars al frente de los Pistons ha sido notable. Sin embargo, este hecho no le libra de poder cometer errores. Aún a riesgo de pecar de atrevido (que no), los de Michigan bien podrían haberse ahorrado el movimiento, puesto que en Amir Johnson ya contaban con un jugador interior intenso en defensa y escaso en conocimientos del juego, precipitado en sus acciones, joven y con un contrato muy similar al de Kwame.

Tras la marcha de Jarvis Hayes, quizá hubiera sido más conveniente centrar su atención en la contratación de un alero suplente de garantías para dar descanso a Tayshaun Prince. A expensas de lo que suceda con la situación de Josh Smith, los Pistons siguen dando continuidad al bloque que les ha hecho fijos en las Finales de Conferencia.

No por anticipada, deja de sorprender. Días atrás hablábamos de la posibilidad real de que Nenad Krstic pudiera acabar jugando en "Europa". En concreto, el Maccabi era el equipo que había mostrado un mayor interés en hacerse con los servicios del jugador. Sin embargo, los petrodólares rusos vuelven a ganar la partida y el pívot serbio jugará las dos próximas temporadas jugará en el Triumph de Moscú a cambio de 3 millones de euros al año, un salario que según la ESPN sería equivalente a unos 9 millones de dólares por año.

Con Krstic ya son dos los jugadores de los Nets que han abandonado este verano la franquicia para cruzar el charco, media Europa, y llegar hasta Moscú. Hasta hace poco, los Nets tenían un exceso de jugadores en plantilla y demasiados interiores. Es curioso cómo sin mover un dedo (y cuando lo han hecho, ha sido para mal), ya tienen el problema resuelto.

Como es habitual en los contratos que están firmando estos jugadores en el Viejo Continente, puede regresar libremente a la NBA al final de la temporada que viene. Por si acaso, los Nets conservaron sus derechos extendiéndole la Qualifying Offer. Y es que lo que parecía ser el comienzo de una carrera prometedora en la NBA, ha quedado en stand-by por culpa de una lesión de rodilla.

Otros que siguen adelante con sus deberes son los Philadelphia 76ers, aunque en su caso les queda lo más difícil. Por el momento, siguen reforzando lo más profundo de su banquillo, esta vez con la llegada de Kareem Rush. Aunque aún no se ha hecho oficial, parece que jugador y franquicia han alcanzado un acuerdo a cambio del mínimo salarial, que en su caso corresponde a algo menos de un millón de dólares al año.

Con un gran proyecto en ciernes, el equipo sólo estaba falto de un buen tirador exterior para redondear la plantilla. Eso es lo que han conseguido con Rush, pero el perfil de temporero que arrastra no se ajusta con el nivel que exige el equipo, muy superior al de la última temporada. Tras un inicio ilusionante en Los Angeles Lakers, su carrera se enfrió hasta el punto de tener que pasar un año en Lituania (formaba parte del Lietuvos Rytas que se enfrentó al Real Madrid en la final de la Copa ULEB) para poder volver a la liga norteamericana.

Así pues, Philadelphia sigue comprando 'trapillos' para su fondo de armario, pero aún quedan dos movimientos fundamentales este verano: las renovaciones de Andre Iguodala y Louis Williams. Del primero depende el salto de calidad del equipo (sin él, los Sixers regresarían al mismo punto en el que estaban la temporada pasada), mientras que el segundo es el único relevo de garantías para Andre Miller, y un buen anotador desde el banco.

Cierra el capítulo de nuevas incorporaciones otro jugador con pasado reciente en Europa, aunque en su caso de vuelos mucho más bajos que los jugadores que protagonizan la emigración de retorno. Will Solomon abandona el Fenerbahce para unirse a los Toronto Raptors. Todos estamos de acuerdo que comenzar tu carrera en los Memphis Grizzlies es un golpe bajo (hola, Pau), por lo que no ha podido ser hasta los 30 años cuando este base ha podido regresar a la NBA.

A falta de mayor atractivo para los agentes libres, los Raptors siguen obligados a mirar a Europa para hacerse con jugadores que puedan ayudar al equipo. Visto el gran acierto que tuvieron con Anthony Parker (aunque con 'el hermano de Candace' era facil), vuelven a repescar a un americano olvidado. En este caso, llega para pelear por el puesto de segundo base con Roko Ukic, e incluso podría llegar a jugar algunos minutos como 'dos'. Desde luego que la competencia para Calderón no va a ser demasiada.

3 comentarios:

jr dijo...

Buen contrato para Brown pese a que las expectativas de cobrar bastante eran escasas. Los Pistons fortalecerán su juego interior. Krstic, otro que hace las europas.
Davis, como bien dices, a reintentar reflotar su egoista carrera. Pinta bien los Clippers...

Wayne Robinson dijo...

Yo casi he perdido la esperanza de volver a ver al mejor Ricky Davis, el que estuvo en mis Cavs, pero bueno... Me gustan estos clips. Van a dar buen espectáculo.

Por cierto, te has hecho de rogar pero has vuelto a lo grande. Con nuevo formato y excelentes artículos. Hay que joderse lo bien que escribes.

michigan dijo...

Desde luego, no sé si meterán en Playoff, pero yo también tengo claro que los Clippers pintan muy bien. Al menos a la hora de entretenernos.

Lo de Kwame no lo termino de ver. Es cierto que en los Lakers aceptó sus limitaciones y ha pasado a ser un jugador que cumple como interior defensivo, pero no veo que fuera necesario.

Wayne... te quiero xD