miércoles, noviembre 08, 2006

Jalen Rose. Una bala más en el revólver.

Todo es poco en el Wild Wild West. Una semana después de que Isiah Thomas decidiera cortarlo (liquidando su contrato con 14.5 millones) y tras dudas que ya las quisieran muchos para sí, los Phoenix Suns llegaron a un acuerdo con Jalen Rose por un año y a razón del mínimo (1.5 millones en su caso). Tal será la celeridad, que se espera que haga debut oficial esta misma noche frente a los San Antonio Spurs, con el propósito de salir cuanto antes de una crisis de resultados que mantiene a los de Arizona como colistas de la Pacífico con 1 sóla victoria en los 4 partidos disputados hasta el momento.

Para no soltar la piedra y esconder la mano, es de recibo decir que los otros equipos entre los que dudó fueron nada menos que los vigentes campeones, los Miami Heat, y los otrora incontestables Detroit Pistons. Los de Florida sufren un agujero tan acusado en su backcourt que se permiten el lujo de mantener en plantilla a Chris Quinn y Robert Hite, dos enormes desconocidos. En un proyecto con tanto presente y tan poco futuro, hecho para los resultados inmediatos (como tan bien demostraron), hubiera encajado como en ningún otro. Para encontrar su vinculación a los Pistons hay que remontarse a su época universitaria, cuando formaba parte de los célebres Fab Five de la universidad de Michigan (Chris Webber, Juwan Howard, Ray Jackson y Jimmy King), con los que disputó dos finales del campeonato universitario.

Las razones que dio para justificar su decisión a buen seguro que fueron dolorosas para los de Pat Riley: quería jugar para un equipo con aspiraciones al anillo. "No importan mis estadísticas. Ni el dinero. Todo sea por estar en una situación como esta". Y es que haciendo un repaso a su historial, no es para menos. "Cuando fui traspasado de Indiana a Chicago y eran el peor equipo, no había nada que pudiera hacer más que ser un profesional. Ir de Chicago a Toronto, y de Toronto a New York, fue más de lo mismo. Así que cuando por fin tienes la oportunidad de ser agente libre, lo mejor que puedes hacer es escoger un equipo ganador". Iría más allá, afirmando que "Los demás equipos no sólo admiran su estilo de juego, sino que tratan de imitarlo. Qué mejor que estar ahí fuera jugando con ellos". Por si alguno se lo anda preguntando a estas alturas, el romance surgió en los pasados Playoff, donde fue el encargado de cubrir al equipo para cadenas como la ABC, ESPN o TNT (desde 2002 se dedica a cubrir la postemporada, es lo que tiene jugar en Chiciago, Toronto y New York) "Me concedió la oportunidad de conocer de primera mano tanto la personalidad de los jugadores de este equipo como la forma de actuar en la cancha. Tienen grandes jugadores. All-Stars como Shawn Marion, Amare Stoudemire y un doble MVP, Steve Nash. Estoy encantado de estar con ellos, ejercer de veterano, aportar liderazgo e intentar llevar a este equipo a lo más alto. Los equipos con éxito tienen muchos jugadores capaces de hacer muchas cosas. Yo también soy uno de ellos".

Las felaciones (escribo bien, no falta una r) no fueron unilaterales, sino que él también recibió su parte. En palabras de Mike D'Antoni "Ves sus estadísticas. Ves lo que hace con el talento que tiene. Puede jugar de 3, de 2 y de 1. Es veterano y sabe lo que ocurre, es un jugador más que puede aportar. Crea juego, tiene buen tiro exterior... hay muchas cosas en las que puede ayudarnos. Nash sería el encargado de rematar el trabajo "Creo que es una gran oportunidad para conseguir un jugador de su calibre. Tiene talento, tiene pase, tiene tiro y puede hacer jugar. Nos aporta mayor versatilidad y profundidad ofensiva y a Mike D'Antoni le supone un mayor número de opciones. Le pondré en situación sobre el ritmo y el tempo de juego que llevamos, aunque supongo que se lo imagina".

Y a buen seguro que el run and gun le hará volver a disfrutar. Esta noche, primer asalto.

4 comentarios:

true wolf dijo...

Está claro que Rose da profundidad a los Suns. Aún así todo depende de Amaré, en mi opinión, que parece que poco a poco va cogiendo tono.

michigan dijo...

Siendo un jugador tan físico (aunque en ataque poco a poco iba añadiendo cosillas), normal que le cueste primero ponerse al tono que tenía y segundo volver a recuperar la plena confianza en su físico (después del amago de recaída, esto es aún más importante).

Cuando Webber regresó en la 2003-04, los Kings, que habían sabido suplantar a la perfección su ausencia, encontraron problemas para volver a adaptar su juego. Supongo que esto, junto con el mal inicio de Diaw, sea lo que tiene a los Suns tan abajo en este principio de temporada.

Lo que es indudable es que la plantilla es aún mejor que la del año pasado. Y si logran recuperar a tiempo al francés y a Stou, más la llegada de Rose, habrá que concederles el huequecito entre la terna de "candidatos a". Pese a ser un equipo ofensivo, pese a llevar dos años cayendo a las puertas, y pese a que este año Dallas y San Antonio no se verían las caras antes de esas puertas.

true wolf dijo...

No pensé en lo de Webber, tema en el que eres experto por lo visto jeje

Por el bien del baloncesto, que recuperen su juego (junto a Amaré) y que pongan las cosas difíciles a los tejanos. Todos los aficionados lo vamos a agradecer

hill dijo...

Qué artículo más grande si señor!!!Viva el electricista!!jeje