lunes, agosto 29, 2005

TJ Ford. Luchar contra el cronometro.

Terrance Jerod Ford. Nacio en Baytown, Texas (una ciudad petrolera de poco mas de 65.000 habitantes en la costa estadounidense), el 24 de marzo de 1983. Sin embargo, para completar su ciclo escolar, TJ se traslado junto a sus padres Leo y Mary a una ciudad perteneciente tambien al area metropolitana de Houston, Sugar Land, una prospera ciudad costera que comenzo siendo una gran plantacion de azucar en tiempos del colonialismo. Willowridge fue finalmente el instituo elegido, donde compartiria backcourt con el hoy rookie de los Clippers Daniel Ewing.

Su juego pronto comenzo a despuntar. Un extraordinario control de balon, una gran vision de juego, un lider en cancha imparable en el uno contra uno... y como elemento caracterisitco, una velocidad vertiginosa al alcance de muy pocos que le haria merecedor de su apodo, "Roadrunner" (Correcaminos). Condiciones sobresalientes que se veian potenciadas con la presencia a su lado de Daniel, un excelente tirador. Juntos conformaban un excepcional juego exterior y los resultados no tardaron en llegar, puesto que ya en su primer año al frente del equipo logro hacerse con el campeonato estatal merced a un escalofriante record de 36 victorias y 1 sola derrota. 10 puntos, 9 asistencias, 5 rebotes y 4 robos fueron sus promedios aquel año. Pero lo mejor estaba aun por llegar, y es que el año siguiente, ademas de repetir titulo (lograron un 39-0 de balace), su repercusion en el mundo High School aumentaria terriblemente: estaba considerado por unos como el mejor jugador de instituto del año y por otros como el mejor proyecto de base puro de la nacion. Y tuvo oportunidad de demostrarlo en los All-Star de su categoria, como el All-Star McDonald's, en el que acabo on 11 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias y 3 robos o el EA Sports Roundball Classic celebrado 2 semanas y en el que firmo 14 puntos, 14 asistencias y 8 rebotes. Su carrera estaba lanzada, y sus 12 puntos, 9.4 asistencias y 7.8 robos de promedio lo confirmaban.

Semejante repercusion le permitio optar a un gran numero de universidades, pero finalmente se decanto por los Texas Longhorns, el equipo de su Estado. En casa. Se esperaban grandes cosas de el y ya en la noche de su debut aviso de su llegada: 14 asistencias ante Arizona, el que seria su record personal durante su periplo universitario. Gracias a actuaciones como aquella (supero en 15 ocasiones las 10 asistencias) logro liderar la nacion en pases de canasta, merito suficiente para ser nombrado Freshman del Año en la Big 12. Pero era tan solo el primer año. En el segundo, su repercusion fue creciendo al ritmo de su juego. A pasos agigantados. Tanto es asi que logro meter a los Longhorns en la Final Four de la NCAA por primera vez desde 1947. Como no podia ser de otra forma recibio el John Wooden Award y el James Naismith Award, ambos entregados al mejor jugador de baloncesto universitario, merito acompañado de su inclusion en el All-American Team y del reconocimiento por parte de toda la prensa especializada: aquel año, se habia convertido en el mejor... con el permiso de Carmelo Anthony. El equipo en los dos años gano el 71.6% de los partidos...y como colofon, retirada de la camiseta, convirtiendose asi en el 4º jugador en la historia de la Universidad de Texas en recibir tal honor tras los jugadores de futbol americano Earl Campbell, Ricky Williams y el jugador de Beisbol, Roger Clemens.

Las expectativas de cara al draft, no obstante, no eran tan alagadoras, y es que su tiro irregular tiro en suspension y su escaso 1'80, le restaban opciones. Finalmente, fue elegido en el puesto numero 8 por los Milwaukee Bucks. De nuevo, como ya hiciera en la NCAA, se salio en el partido, rozando el triple-doble merced a 11 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias ante los Indiana Pacers. El equipo funcionaba a las mil maravillas y su rapidez se congeniaba a la perfeccion con jugadores como Michael Redd y Desmond Mason. Un contraataque letal que estaba sorprendiendo a los mas excepticos. Mediada la temporada, el equipo superaba las expectativas y, con 55 partidos, el balance era positivo. Todo iba tan bien... que parecia imposible estropearlo. Pero todo llega. Era un 24 de febrero. El rival aquella noche, Minnesota. El partido iba encarrilado. Ford, como siempre... hasta que llego la jugada maldita. Finta, vertiginosa entrada a canasta y choque fortuito en el aire. La caida fue fulminante, y en seguida TJ pudo comprobar el alcance: tenia una severa contusion en la espalda que habia afectado a la medula espinal, zona en la que le diagnosticaron años atras una enfermedad degenerativa. Ahi acabo el año, pero no el sueño.

Tan pronto como pudo, comenzo un duro trabajo de recuperacion de la zona afectada. Iba bien, algo rapido pero seguro. Se perdio la temporada 2004-05 entera, pero eso no era lo mas importante, lo prioritario era la recuperacion total. Y por fin llego la tan ansiada noticia: el 26 de junio, el especialista en cirugia espinal del correspondiente Instituto de Los Angeles, Robert Watkins, afirmaba que la recuperacion era total y satisfactoria. Ahora encara la nueva temporada como si de un segundo debut se tratara. Ha recibido una nueva temporada y a buen seguro que se tratara del mejor refuerzo para la franquicia de Wisconsin junto con el rookie Andrew Bogut. De nuevo Milwaukee tendra el vertiginoso ritmo de juego que le imprimia el genial base tejano. De nuevo jugaran con una sonrisa. Su sonrisa. TJ, ha vuelto.

Welcome Back.

2 comentarios:

Ashander dijo...

Sin duda, Mich, un gran articulo, yo confio plenamente en T.J Ford, por eso mismo lo fiché como segundo base para los StreetBoys

Luigi dijo...

Qué bien escribes! Me leo todos tus artículos. Ánimos desde aquí para que sigas igual.

Por cierto, debut esta temporada de TJ y 16 puntos 14 asistencias y 9 rebotes. Ahí es nada.