martes, septiembre 23, 2008

Shareef Abdur-Rahim. El adiós de un maldito.

Llevábamos unas semanas de rumores y especulaciones acerca de su futuro más próximo. Sus declaraciones, poco halagüeñas, remitían la decisión final a su regreso de África. Y hoy (aún lunes para los norteamericanos), lo hizo oficial: Shareef Abdur-Rahim se ve obligado a abandonar las canchas de baloncesto por culpa de sus continuos problemas en la rodilla derecha, que con el tiempo se han hecho permanentes.

Abandona el deporte de la pelota naranja a los 31 años y tras 12 temporadas en activo. Lo hace a una edad muy temprana, a una altura en la que aún otros muchos siguen firmando contratos de larga duración. Pone punto y final a una trayectoria marcada por lo que durante años se consideró una maldición: los Playoff.


Y es que hasta su llegada a Sacramento, Abdur-Rahim no sabía lo que significaba disputar la postemporada. Jugar en mayo, o tan siquiera a finales de abril. Tanto fue así que, en el momento de su clasificación, al término de la campaña 2005-06, era el segundo jugador de la historia de la liga que más partidos había disputado sin haber alcanzado los Playoff. Lo consiguió tras la escandalosa cifra de 744 partidos.

El dudoso honor de la primera posición corresponde a Tom Van Arsdale, el que fuera jugador de los Detroit Pistons en las décadas de los '60 y '70. Lo suyo fueron 929 partidos de calvario, tras los que no acumularía ni una sola presencia en los Playoff. Él, como Abdur-Rahim (y como su hermano gemelo Dick) se retiró tras haber jugado 12 temporadas.


Seleccionado por los Vancouver Grizzlies en tercera posición del 'draft' de 1996, cambió la franquicia canadiense por Atlanta para dar paso a un chaval espigado e imberbe, Pau Gasol. Los osos se deshacían del que era mejor jugador de su corta historia para hacerse con un español que algunos comparaban con Toni Kukoc. Cómo ha pasado el tiempo y cómo han cambiado las cosas, ¿Verdad?

En los Hawks coincidiría con el verdadero Kukoc, por cierto. Y allí también lograría su primera y única aparición en el All-Star Game, el celebrado en Philadelphia. Por entonces, era la carrera de un ala-pívot con facilidad anotadora (sexto jugador más joven en llegar a los 10.000 puntos, antes de la llegada de los super anotadores de nueva escuela) y más que decente capacidad reboteadora que en sus siete primeras temporadas sólo se había perdido 9 partidos por lesión. Apenas uno por temporada.

No en vano, en la 2003-04 lograría otro "particular logro" que añadir a su nómina. Fue uno de los protagonistas del traspaso que llevó a Rasheed Wallace a Atlanta, franquicia en la que sólo jugaría un partido. Pero no sólo eso, sino que debido al desfase de partidos entre un equipo y otro, terminó la temporada regular con 85 partidos jugados. Por supuesto, sin Playoff.

Paradójicamente, un hombre de hierro.
Aquel verano de 2004 estuvo a punto de marcharse con dirección a New Jersey, pero los Blazers se echaron atrás en el último momento y decidieron mantener al veterano 'cuatro'. A raíz de aquel hecho, Shareef montó el cólera y amenazó con no aparecer por el Training Camp del equipo si no era traspasado. Sus deseos de salir hacia un equipo ganador eran notables, pero una supuesta promesa de titularidad le mantuvo en Oregon.

Fue en su segunda temporada con los Blazers cuando comenzó su calvario con las lesiones. La rodilla le había dado algún que otro pequeño problema de menor importancia durante la pretemporada, pero fue el codo derecho el que le obligó a pasar por el quirófano. Tres partidos más tarde, el que había sido su sustituto en el quinteto titular, Darius Miles, se lesionó de la rodilla. El mundo es un pañuelo, ¿A que sí?


La desastrosa temporada que firmó Portland llevó a la franquicia a acelerar el ritmo de su reconstrucción. Abdur-Rahim acabó contrato y, entre los deseos del jugador por abandonar, y los de la franquicia por dejar marchar a un jugador veterano, caro y que un año atrás había causado quebraderos de cabeza, parecía claro que su futuro estaba lejos de los Trail Blazers.

Los Milwaukee Bucks hicieron una fuerte apuesta para hacerse con sus servicios, viendo en él un compañero inmejorable para su reluciente número 1 del draft, Andrew Bogut. Sin embargo, el ala-pívot se decantó por los Nets, equipo al que podía haber llegado en 2004. Cosas del destino, esta vez tampoco fue posible jugar junto a Jason Kidd.

Días después de haber alcanzado un acuerdo, todo se fue a pique. Abdur-Rahim no pasó el examen médico. Los galenos de los Nets manifestaron serias dudas acerca de sus rodillas y desaconsejaron su fichaje, algo impactante, tanto para el jugador como para la franquicia de la margen derecha del río Hudson.


"Que le echen un vistazo a mi historial. Nunca me he perdido un partido por culpa de mis rodillas. Pueden preguntar al equipo que me drafteó, Vancouver, o a cualquiera de los otros equipos en los que he jugado"

Lo cierto es que Shareef no mentía. Pero los Nets han resultado estar en lo cierto. Tres veranos después de aquello, sin haber podido cumplir el contrato de 5 años que firmó con Sacramento semanas más tarde, se ve obligado a retirarse por culpa de las rodillas.


En junio de 2007 se sometió a su primera cirugía artroscópica que apenas le permitió llegar al principio de temporada aún con molestias. Tanto fue así que tras una semana y media de competición oficial, se vio obligado a tomar descanso. Aquel partido ante los Jazz sería el útlimo de su carrera profesional. En diciembre volvió a someterse a otra artroscopia.


La recuperación, en sus propias palabras, era tan "frustrantemente lenta" que hoy, a un mes escaso del comienzo de la temporada, cuelga las botas.


Suerte.

5 comentarios:

jr dijo...

Se va uno de los grandes de la última década. Arrastra la maldición de los Vancouver Grizzlies encabezada por el tristemente retirado Bryant Reeves. Esperemos que Bibby, reciente y seriamente lesionado, no sea el siguiente.

BigBen dijo...

una pena que alguien tenga que retirarse por culpa de las lesiones. me acuerdo que hacer 3 o 4 años lei algo sobre que nunca habia jugado PO, y la verdad es que parece mentira que un jugador de su talla solo jugara 6 partidos ya en su etapa en los kings. una pena, mucha clase y facilidad anotadora.

Mo Sweat dijo...

Esto es como la cara y la cruz. Si comparais a Shareef con Robert Horry, os daréis cuenta de que aunque no eran iguales, tenían cosas en común, ambos han sido polivalentes, han jugado de alero y de ala-pívot, empezaron siendo rápidos y han ido ganando kilos y jugando en posiciones más interiores los últimos años, Shareef tal vez ha tenido más peso específico en general, pero el factor "Clutch" de Horry puede compensarlo.
Pero ahí llega la gran diferencia, uno apenas unos poquitos partidos de play-offs en toda su carrera, pese a intentarlo temporada tras temporada, el otro ya es el jugador que más partidos de play-offs ha disputado de toda la historia de la NBA.
Curiosa e injusta la vida.

sixers29 dijo...

una pena lo de este jugador, y qué bien hicieron los Nets en echarse atrás en su contratación.

McClane dijo...

Abdur Rahim prometía más en sus primeros años de lo que luego fué realmente.....