domingo, septiembre 23, 2007

Charlie Bell. Del romanticismo al más crudo realismo.

Uno de los culebrones de la agencia libre restringida llegó por fin a su fin, cuando apenas quedan diez días para que los Training Camp de todas las franquicias den el pistoletazo de salida a la nueva temporada.

El romanticismo español encontró acomodo en medio del conservador Estado de Winsconsin. Amores imposibles, destinos trágicos, pasiones desatadas, contratos seductores y un Dios al que los dos jóvenes enamorados plantaron cara. Y murieron en el intento. O quedaron enterrados en vida. Todo ello, representado en los escarpados enclaves naturales que Wisconsin ofrece a sus visitantes.

Lo cierto es que, durante este verano, cualquier cosa pareció más importante en los Bucks menos nuestro particular don Álvaro. Desde el chino que era, no quiso, y acabó siendo, hasta el antiguo flirteo de adolescencia que volvió a los brazos de Larry Harris talón mediante, pasando por el base que prefirió el “verde” de Milwaukee a, de nuevo, el sol de Florida.

Durante la temporada pasda, Charlie Bell (único buck en permanecer sano los 82 partidos) se convirtió en un jugador de vital importancia para el equipo. Sobresaliente tiro lejano, facilidad anotadora e intensidad defensiva fueron las armas que le catapultaron a la titularidad. A todo ello, unió la versatilidad, que le llevó a rotar por las tres posiciones exteriores.

Es por esto que el de Flint esperaba que la franquicia mostrara un más que lógico interés por renovarle y, como todos, quedó sorprendido al ver la falta de movimiento en las oficinas de los Bucks... para ocuparse de él.


Charlie Bell se sentía el último mono en los planes veraniegos de los Bucks. Y lo era. Con razón. La agencia libre restringida no es plato de buen gusto para los jugadores que, en algunos casos, ven cómo los General Managers prefieren negociar a la baja y dejar que sea otra franquicia la que establezca el precio.

Sin embargo, los otros 29 equipos permanecen reacios a lanzar ofertas en firme por el jugador. Si lo hacen por poco dinero, permitirán a la franquicia igualar la oferta y, por tanto, renovar al jugador por un módico precio. Si se mueven en precios de mercado, la oferta será en vano. Por tanto, queda como único recurso ofrecer un contrato con cantidades infladas, en cuyo caso conseguirán al jugador, sí, pero con un problema económico bajo el brazo.

Así pues, casos como los de Pietrus, Varejao, Pavlovic permanecen inmersos en la más perturbadora apatía, esperando a que alguien llame a su puerta con el firme propósito de ficharles. De hecho, la de Bell ha sido sólo la segunda offer sheet de este mercado (la otra fue la de Maceo Baston).

En el que nos ocupa, el de Charlie Bell, los Milwaukee Bucks se plantaron pronto en los 9 millones de dólares por 3 años, una oferta que dejó bien a las claras las intenciones de la organización.

Como resulta lógico, el jugador se sintió poco menos que ofendido con la propuesta de su equipo, y dio comienzo junto con su agente, Mark Bartelstein, a un cruce de declaraciones con la prensa local como ring particular. El mensaje: claro. Bell se sentía frustrado, defraudado. No ocultaba su agradecimiento a la franquicia por lo hecho durante los anteriores dos años, pero no escondió su dolor por la falta de interés y de valoración que sentía hacia él.

A tal punto llegó la situación que admitió sus deseos de seguir jugando en la NBA... siempre que no fuera en Milwaukee. De lo contraria, Europa aparecía en el horizonte como una posibilidad real. Con nombres y apellidos. Tras un viaje relámpago a tierras helenas, anunció el interés de (cómo no) el Olympiakos, que ponía sobre la mesa una oferta de 2.5 millones de euros (algo más de 3.5 millones de dólares al cambio actual) por una temporada, con una más como opcional.

En la liga, por contra, le costó más de lo esperado encontrar un pretendiente y, como no podía ser de otra forma, era un viejo conocido al que todos dieron por muerto.

Ya en los primeros compases del verano, los Miami Heat trataron de reforzar su backcourt con Maurice Williams. Sin embargo, el escaso dinero disponible para seducirle hizo imposible la operación. No en vano, los Heat ya se sitúan con cerca de 4 millones de dólares por encima del límite para el impuesto de lujo, por lo que cualquier esfuerzo económico se ve duplicado.

A pesar de esta complicada situación económica, la franquicia de Florida hizo el esfuerzo de ofrecer a Charlie Bell 18 millones por 5 años. Un jugador como Bell ayudaría a tapar las carencias en el puesto de base, donde es previsible que Jason Williams sufra sus ya preceptivas lesiones y Smush Parker no ofrece las garantías necesarias, y en el de escolta, donde Dwyane Wade no comenzará la temporada por la operación de hombro a la que tuvo que someterse este verano.

A los rumores y las ofertas, los Bucks respondieron con Royal Ivey, en lo que constituye sin duda el mayor farol del verano. ¿Puede alguien sentirse presionado por la llegada de Ivey? “¡Madres! Guarden a sus hijas. Royal Ivey ya está en la ciudad”.

Los de Larry Krystowiak buscan consolidar su defensa (4º equipo que más puntos recibió la pasada campaña) y puesto que la defensa es lo único que ata a este jugador a una liga impropia de su nivel, pensaron en él como refuerzo. Apenas 800.000$ recibirá por un año recibirá este base, que se quedó sin hueco en Atlanta con la llegada del rookie Acie Law.

Pese a que era perfecto conocedor de su situación, Bell no podía resistirse a hablar de Milwaukee en pasado, y avisaba de que, de seguir en la franquicia, no estaba seguro de poder dar el 100% después de todo lo ocurrido.

A pesar del aviso, como ya ocurrió en el caso de Yi Jianlian, los Bucks no retrocedieron e igualaron la oferta presentada por los Miami Heat. En la posterior rueda de prensa, Larry Harris confirmó literalmente que Milwaukee sí estaba interesado en renovarle, pero sólo se limitó a seguir el juego de la agencia libre restringida.


Quiso Pipá disfrazarse de muerto para el baile de máscaras y perdió la vida entre la decrepitud de sus mayores.

5 comentarios:

antonio dijo...

al final se queda en los Bucks. Este jugador se merece mas que ser un banquillista. Muy buen blog. Haber si te pasas por mi blog
www.elgranantoni.blogspot.com

avenida dijo...

Grande Mich. No creo que ya lo traspasen, pero podían intentar eso quizá, aunque a Miami pocas cosas les pueden sacar (si acaso a Dorrell Wright, que viendo como Simmons se pierde otro añito, quizá no sería mala idea...)

David Sardinero dijo...

Al final Greer tambien se harta y coge la pasta..

un saludo crack

Juanejo dijo...

Normal que bell se chine. el año pasado hizo un temporadon, incluso creo recordar que hizo un triple doble, y luego le ofrecen las migajas...

michigan dijo...

Lynn Greer que va a cobrar 7 millones de euros en 2 años.

O lo que es lo mismo, 10 millones de dólares. Dudo que alguien en la NBA le hubiera ofrecido una tercera parte. Más que nada porque no tuvo oportunidad de nada.

El Olympiakos se junta con un quinteto de ex-NBA's:

Greer - Macijauskas - Qyntel Woods Lawrence Roberts - Tsakalidis

Un saludo a todos :P.