lunes, diciembre 25, 2006

David Stern les desea una Feliz Navidad.

En estas fechas navideñas quiero haceros llegar, junto al Presidente de Operaciones Baloncestísitcas de la liga, Joel Litvin y el vicecomisionado, Adam Silver, nuestro mayor afecto y mejores deseos para estas Fiestas y para el Año Nuevo 2007 que esperamos, de corazón, lleno de paz, de alegría y de bienestar, para todos y cada uno de vosotros.

Al prepararnos para el Año Nuevo, debemos tomar conciencia de lo mucho que juntos hemos avanzado en las últimas décadas y del enorme potencial que, trabajando unidos, la NBA encierra para nuestro futuro. Como ya dije hace un año, la NBA es una gran Organización de la que todos podemos sentirnos orgullosos.

Nunca conseguimos recorrer un periodo largo e intenso de paz, estabilidad, progreso y bienestar, y este año vinieron desde el Madison a joderlo. Gracias a mí habéis logrado una modernización sin precedentes en nuestra Historia.

Pero no debemos ni podemos dar por sentados los avances que de forma unilateral he logrado con gran esfuerzo y sacrificio, atravesando incluso momentos de intenso dolor y sufrimiento.

Las claves de nuestra modernización han sido la reconciliación (gracias Carmelo, por pedir perdón), la generosidad (Isiah, sin tí Phoenix no sería posible) y la común voluntad de construir una NBA democrática, moderna, unida y respetuosa de su rica diversidad, en torno a unos convenios laborales colectivos de todos y para todos, producto del más amplio consenso entre Billy Hunter y le moi.

Esa voluntad de consenso, que en su día hizo posible la Amnistía, ha sido también el fundamento de nuestros principales logros.

De ahí, una vez más, mi apelación a la Asociación de Jugadores Profesionales, a las franquicias y a la Asociación Nacional de Árbitros de baloncesto (¡¡Zero Tolerance, my soldiers!!), para que contribuyan, mediante el más débil consenso y el dinero del conjunto de la sociedad, a asegurar la mejor solución a las principales preocupaciones de los ciudadanos (¿Qué talla me cojo, cariño? XXL como rapper o M para marcar pezón?), siempre en el marco de nuestra NBA Store.

No se trata de renunciar a nuestras propias convicciones, sino de concentrarnos en todo aquello que nos une para buscar el acuerdo en lo esencial, siempre al servicio de un futuro cada vez mejor para la NBA. Un futuro que merece una dedicación diaria por parte de todos y cada uno de nosotros.

Nuestro CBA nos ofrece un marco amplio y generoso que asegura la convivencia en libertad de todos los jugadores, menos a los menores de 19 y a los cortados bajo amnistía, el pleno ejercicio de nuestros derechos y la pacífica defensa de cualquier opción.

Por ello, en democracia, la única respuesta a la extorsión, la coacción y la violencia es la que resulta de la primacía de la Ley y del Estado de Derecho. 5 partidos para el que empiece la pelea y 15 para el más tonto.

Esa garantía de armónica convivencia que a todos nos proporciona nuestra norma fundamental, no tiene por qué ser correspondida con el respeto a sus reglas como expresión de la voluntad popular. Es por ello que aquel que se digne a hacer un aspaviento más allá del marco constitucional que nos acoge, será sancionado con una técnica.

Nuestro afán de bienestar no debe concentrarse sólo en los aspectos materiales, ni limitarse al tiempo presente. Ha de ser una ambición permanente, que nos permita crecer en valores individuales y en menor parte colectivos, para construir un futuro siempre más próspero, justo y solidario.

Sigamos corrigiendo desigualdades con el draft. Un esfuerzo común, del que tenemos un buen ejemplo en la reciente aprobación por unanimidad del límite de edad de entrada. Se trata, al mismo tiempo, de aportar la ilusión, el aliento y la confianza que bien merecen nuestros jóvenes, en su afán por conseguir una sociedad cada vez más equitativa. Que no quieran chupar del bote tan pronto.

Por otra parte, nuestros éxitos económicos y sociales, así como nuestros grandes jugadores, explican los flujos migratorios de tantos europeos a la NBA, y contribuyen con su valioso esfuerzo a nuestro crecimiento. Un esfuerzo que merece reconocimiento y gratitud.

Gestionar nuestro progreso con visión de futuro exige redoblar esfuerzos en educación con el Read to Achieve, así como en investigación e innovación en balones de juego Spalding, que son pilares básicos para elevar la competitividad, mantener el desarrollo y ampliar nuestro bienestar.

De ahí, la gratitud, el estímulo y el apoyo que debemos a cuantas instituciones y voluntarios fomentan esos valores con su entrega en múltiples ámbitos como la infancia, la juventud o la atención a nuestros mayores, que ahora pueblan la TNT.

Hoy, desde la NBA, somos conscientes de que nuestro bienestar, crecimiento y seguridad, dependen cada vez más del exterior. Para seguir progresando, debemos reforzar nuestra presencia internacional. Debemos sumar fuerzas para ganar eficacia y cohesión en la promoción y defensa de nuestros intereses en el mundo. Se trata de aportar mayores esfuerzos para seguir extendiendo al conjunto de los ciudadanos las imágenes de nuestro progreso, que el Europe Live será lo más cerca que estén de unirse a nuestro barco.

Quiero agradecer el esfuerzo y sacrificio que, a favor del mantenimiento de la paz y el orden en la cancha de baloncesto, asumen nuestras Fuerzas Armadas y Cuerpos de Seguridad del arbitraje, en el eficaz cumplimiento de las misiones asignadas en muy diversas latitudes, como Denver, en Colorado, o Boston, en Massachusetts.

También la Cooperación al Desarrollo representa una parte esencial de nuestra acción exterior, a la que dedicamos crecientes recursos. Merece nuestro reconocimiento el encomiable esfuerzo de Spalding para el desarrollo de nuevos y rechazados balones. Estos 3 meses de balones de juguete serán inolvidables.

En el afán diario por construir juntos una NBA siempre mejor, nunca os faltará el impulso moderador e integrador de Mark Cuban, así como mi plena entrega y mejor voluntad de servicio a la NBA y a todos los aficionados. Una tarea y dedicación que tienen en el dueño de los Mavericks la mejor garantía de futuro y escándalo.

A todos los jugadores, managers, entrenadores y árbitros, y especialmente a quienes os halláis en el exterior por no dar la talla (Rodney, desde Bilbao te mandan un beso), así como a los extranjeros que residís entre nosotros, reitero de corazón mi mayor afecto y mejores deseos para este Año Nuevo 2007.

Este judío les desea que pasen una Feliz Navidad.

Basket in Motion.

Para ti.

2 comentarios:

true wolf dijo...

jajaj, brutales detalles como lo del balón de juguete o la bromita del Europe Live.

Muy buena señor Stern, desde la franquícia de Minneapolis Glen Taylor le manda muchos abrazos, y le recuerda el asunto de la bola calentita que deberá coger en el próximo sorteo del Draft ;)

juan royo dijo...

enhorabuena por tu blog!!